Morir/nacer

De un tiempo a esta parte, la muerte pasea ante mi mostrándome sus diferentes caras. La enfermedad, la angustia, el miedo, la negación y la aceptación y el deseo de abrazarla en tranquilidad. 

   No me pregunto sino que más debo ver que no conozca ya, aunque esta claro que desde el papel de observadora.

  Desde muy pequeña ya tenía en mi,mi creencia particular sobre ella, y ha sido con los años cuando he sido capaz de entenderlo y aceptar que unas creencias así venían conmigo.

  Siempre me entristeció el dolor de los familiares, perdidos en sus laberintos y miedos. Y me dolió,  la falsedad que representa toda la parafernalia de morir.

  Como se dice, ni morir en paz es a veces posible, y  si ya hablamos de dejar morir nos perdemos. Sólo entender que hoy por hoy es un delito intentar quitarse la vida, o ayudar a otro/a a morir ya es bastante complicado.

En estos días de vacaciones, como casualidad acompañe a una amiga en el tanatorio. Había muerto su familiar, y por causalidad, pasábamos por allí, y la acompañamos.

 Nos relató entre lágrimas la lucha final por morir, y  las palabras del moribundo entre las que estaba  el deseo  de estar ya en paz y descansar, una idea que le parecía feliz. Palabras que desde los familiares eran interpretadas con dolor y  miedos. 

   Y sin embargo tan cargadas de humanidad y serenidad que me sorprendieron. Pensé en mi propia muerte, y en como querría aceptarla y entenderla así. 

   Supongo que desde mi sillón y mis años quizás parezca que mis ideas/ palabras son sin fondo. Pero no tengo deseo mayor que el de que mis familiares vivan mi muerte de una forma natural, nacemos y morimos. Y acepten que esté equivocada o no , mis creencias me dicen que no hay dolor, ni tristeza, y que el cuerpo es solo un envase.

  Quiero creer que  quizás llegue un día donde la humanidad también incluya el morir.

  De momento, continuo mi papel de observadora, aprendiz. 

Ideas sin sentido

Odio la Navidad, cuanta gente también odia la Navidad?? 

Es algo que me ocurre desde pequeña, no tengo la escusa de las sillas vacías, ni la memoria.. 

Mi cumpleaños es en Navidad, no odio mi cumpleaños, pero está en medio de esto…Y solo un día es poco espacio para despejar.

No me gustan los buenos deseos, las muy felices, ni en compañía de.

Los repasos del año que sea, ni los deseos y planes para el otro.

No tengo un recuerdo de un muy feliz Navidad, ni mi familia ha sido especialmente alegre o familiar en esas fechas. 

  Me encanta ver a los míos…Pero odio la parafernalia, más aún cuando los abrazos no son sinceros y las sonrisas solo muestran dientes. 

  No nos engañamos nadie, todos nos reconocemos y aún así…Dientes, dientes. 

 Deben ser los años que no acabo de celebrar a gusto que  me vuelven irritable…

Pero sigo odiando la Navidad.

La ley del espejo

​Existe  lo  que  se  llama  la  «ley  de  lo  inevitable».  Y  si  se estudia,  se  puede  ver  lo  siguiente:  de  hecho,  todos  los  problemas  que  surgen en  la  vida  ocurren  para  hacernos  dar  cuenta  de  algo  importante.  Es  decir,  que no  suceden  por  casualidad;  pasa  inevitablemente  lo  que  debe  pasar.  Es  decir, nunca  nos  pasa  nada  que  no  podamos solucionar.  Todos  los  problemas  que  nos aparecen  existen  porque  nosotros  los  podemos  resolver,  y  si  nos  ponemos  en ellos  positivamente  y  con  amor,  después  y  sin  ninguna  duda  nos  reportarán algún  beneficio  que  nos  hará  decir:  «Me  alegro  de  haber  tenido  ese  problema, gracias  al  cual…».

  

Morir, para vivir.

El cansancio me persigue y aunque en realidad desearía hundir  mi cabeza en su regazo dejandomé llevar a cualquier lugar, me resisto. Intento continuar el ritmo “normal” y así me va.

Ayer tras” volar” como lo llama mi pareja, volví agotada de tanto sentimiento acumulado, descubriendo aquellos que no conocia, yo que creía haberme  rebozado por los mas bajos lodos, descubro mi suerte tras viajar de vida en vida.

Descubro y me descubro identificando a los míos, y  todo aquello que yo imaginaba de otra forma. Soy tan racional, tengo tanto que aprender..

Y sin embargo ayer “volé” muy, muy alto, me vi en otro, me represento tal cual yo me vislumbraba, esa era mi cara de boba, y sin embargo nadie  llega donde yo, y eso no me hace sentir vanidosa, sino especial, y la altura me dio energía, fuerza, potencia, y esa ayuda esencial para sentirme la mas fuerte del mundo, de este y del que sea.

En la noche cuando lo racional ya no existe mi amor propio  era mayor, un sentimiento cálido de amor propio de energía descubierta y de amor,calido y envolvente amor, a mi, a mi luchas, a mis perdidas, y mis inseguridades.

El inconsciente me repetía mil veces, yo, soy yo, que he luchado mil batallas, que he sobrevivido a mil enemigos, y vuelo, y se lo que es morir.lotus

Volar

Hay momentos en los que los fantasmas del pasado se hacen más presentes que nunca, aunque no creas en esas cosas o quieras racionalizarlo. Y en la noche cuando el inconsciente es lo único que trabaja se materializan en forma de sueños, imágenes sin sentido o frases que quizás significarán algo en un contexto.

Por la mañana cuando nuestro cerebro racional despierta, interpreta esas locas ” ideas” de acuerdo a eso q llamamos vida , que a la vez no es más que un cúmulo de ideas trasmitidas dentro de nuestro entorno, bien por experiencias adquiridas, bien por miedos o de nuevo por inconscientes familiares de lealtad a la familia o a creencias grupales.

Visto esto, me quedo con mi noche de fantasmas, sin ideas, sin juzgar, y aceptando la locura de estos sueños..Que esta noche me contaron secretos que no soy capaz conscientemente de entender, ni espero.

También me dejaron una frase, qué tampoco comprendo, pero que me quedo.

Vuela mariposa, vuela…

Imaginaré mis alas, llenas de colores, y arranco el vuelo, por este día frío . Volar le colocará sonrisas, y algún que otro color al entorno…! A imaginación no me gana nadie!!

Burbujas

Escribir siempre ha sido algo muy importante para mi, la forma de sacar eso que no dices y una forma de ordenar lo que no entiendes y da vueltas en tu cabeza. Sin embargo de un tiempo a esta parte no me apetece. Quizas me ordeno mejor, quizás veo que escribiendo no llego a ninguna parte.

La escritura como la conversación siempre puede ser interpretada, y al final lo que dices no es tan importante sino como lo dices, o lo escribes en este medio.

Y mis búsquedas de respuestas suelen quedar frustradas, en ambos medios. No es que me moleste, entiendo que cada cual vive su vida, que es su entorno y como lo interpreta. Y suelo entender que  seguramente como yo misma , vemos lo que queremos ver.

Y deber ser que he cambiado expresión por visión, y me dedico a ver.. mas allá de lo que hasta ahora veía, explorando lo que parece silencioso y en realidad maneja nuestras vidas.

Dicho así, pareciera importante, sino fuera porque es una forma de explicar mi constante distracción por mis idas y venidas diarias.

He pasado a un estado gaseoso podría decirse, en el que mi mente no gestiona una sola idea, y se dispersa aun mas.

O estoy perdiendo esas pequeñas neuronas que me acompañaban en mi pequeño cerebro, o mi tiroides esta dejando de funcionar aun mas…

 

 

 

Desde otro lado.

   Hablar de ideas es fácil, analizar, discernir, creer que eres capaz de ver todos los lados, solo porque gastas tu tiempo y energía en dibujar en las nubes.

      Cuando las caras ya no pueden transmitir emociones, porque ya todas se fueron agotando, ilusión,esperanza, energía, ideales, fuerzas, ganas, y hasta casi la propia vida. Entonces  las ideas deben valer muy poco. Menos aún que el tiempo de imaginarlas. Porque la realidad no da tregua, ni nubes, ni ideas.

Y en mi sueño,  desde mi almohada,reparto palabras, con colores de ideales, de creencias, incluso reflexiones elaboradas. 

Triste descubrimiento. Ilusiones

Tanto por aprender.