Fechas y marcas

  Mis decisiones me han ido llevando por caminos inimaginables. Otras, las de los demas, dibujan sin querer parte de lo que es.

  Hace dos o tres mañanas me despertaba recordándome, de niña.

   En algún momento, entre los ocho y los nueve me imaginé en un acto de visión que quería ser de mayor. Y en esa lucidez, me inventé  una vida, en la que de mayor viviría sola, porque no tendría pareja ni hijos. Que para esta edad mía, de hoy, habría viajado mucho y tendría muchas amistades por todos sitios. 

Así me ví. Y lo hoy vivido ha dibujado otra versión.

   Yo, que me inventé sola, a los diecisiete me enamore cómo una boba de un chico que me sonrió, y nuestras miradas quedaron enganchadas.

  Comenzamos juntos nuestras vidas y descubrimos nuevos mundos.

  Viajamos, como en mis planes,  y nos comprometimos para siempre.

Deseé con todas mis fuerzas tener hijos, y a pesar de no ser facil, llegó. Incluso en contra de las posibilidades médicas.

  Y de nuevo otras posibilidades y giros llegaron de los otros.

Y donde había imaginado/ inventado una vida para siempre, decidí volver a cambiar el rumbo, aunque no encajase con los deseos. Por entonces recordé mi primera versión inventada y confíe en vivirla así, con la suerte de tener a mi hijo a mi lado.

Mis giros continuaron por nuevos caminos, más deseos cumplidos, más viajes, más lejos y más cerca de mi.

Hoy hace un año que añadí un nuevo recordatorio de por vida.

Jamás imaginé que ese chico que me hizo reír y de cuya mirada quedé enganchada buscaría como escapar de su vida.

He añadido demasiadas marcas en mi vida. Y en casi todas me he sentido culpable. A pesar que nos separaron casi 13 años. Una llamada me hizo sentirlo así.

    Lo sabía, cómo lo sabían otros muchos, más cercanos a él.

   Y me sentí culpable por no hacer nada y me enfadé cuando esos otros  se justificaron ante mi.

   Acompañar a tu hijo al fallecimiento de su padre, conociendo sus circunstancias y decisiones y la de los demás. Sentir el dolor de todo lo perdido por esas decisiones, equivocadas o egoístas.

    Así somos, así nos comportamos.

  Lloramos lo perdido cuando existiendo una posibilidad no hacemos nada. Aún cuando el esfuerzo no es grande.

Somos de grandes expresiónes externas..y duros para pequeños pasos. Míseros para abrir el corazón

  Dejamos para otra ocasión arreglar, perdonar o aceptar nuestros errores. Pensando que la vida ya nos dará más oportunidades…y a veces no las hay.

  Mis culpabilidades me llevan más allá de mi misma, porque tristemente ya aprendí que cada día es el ahora, la oportunidad.

    Aún así, hay que aceptar que los otros viven en  sus circunstancias. Cada cual con su conciencia y almohada.

 

 

 

 

 

Día a dia

En los peores momentos el ser humano es capaz de demostrar sus mejores cualidades.

Y sus peores miserias

En los tiempos que nos tocan, descubrimos al prójimo. Con sorpresas y no tan grandes.

Quizás de quien no esperabas recibes, quizás unas simples palabras que llegan en momentos cruciales. Como los de ahora, donde estar solos nos obliga a vernos sin disfraces, aunque solo sea para nosotros mismos.

Como siempre es más fácil ver a los otros que tu mismo… vigas y pajas.

Los miedos son gratis, y luchar contra los nuestros es la tarea más difícil ..

El usarlos para escupir a los demás es una vileza, común, que deja limpia tu conciencia sin responsabilidad. Es más fácil que el malo sea el otro. Más bonito el papel social de víctima que el de verdugo .

La sicología usa el término de narcisista a esas personas que viven en sus ombligos. Perfectos por fuera, siempre seguros, siempre amigables, con buen carácter, dispuestos, siempre que entres en su juego de necesidades y usos.

Precisamente estas personas sin empatía, saben relacionarse mejor que otros, los que vivimos circunstancias emocionales, reaccionamos y sentimos.

Porque para ellos las relaciones son un juego de intereses, los suyas, y no tienen la conciencia de dañar a otros.

Hemos visto imágenes de la acaparación de productos en los supermercados, los miedos y la falta de conciencia en los demás.

Primero yo…y después yo

Justo cuando nos necesitamos más, justo en los momentos difíciles es cuando se sabe quienes están a tu lado.

Quien dentro de sus miedos y inseguridades gastaran un momento para pensar en otros, en otras necesidades que no son las nuestras. Mandar un mensaje, una llamada, compartir pequeños momentos o hacer aquello que está en tus manos.

Carencias, ciclos y rios

Día de sentimientos encontrados, amor,dolor, recuerdos y ganas de no seguir el juego.

Cambios y procesos que como un río siguen su curso.

La madre es la figura y el papel más importante de la vida para los hijos. Aunque estos hijos con la edad sean capaces de quitarle esa capa de heroína y ver las miserias de ser humano que es, y aún así amarla con sus peores momentos.

Sufrí mucho por ella, la odié, la evité, intenté separarme de ella y con el tiempo tras tanto sufrimiento, reconocí mi amor por ella, mi dolor por sus carencias y mis necesidades. Aceptar su historia, la que le hizo ser lo que era, sus miedos, sus límites, sus ilusiones sus engaños.

Cada hijo tiene su proceso, ninguno igual, y cada uno, una versión propia.

La idea es respetar al otro, nos guste o no. El amor fratenal debería ser apoyo y respeto.

Cada cual juega su papel, y a veces mantienes comportamientos que de pequeños crecieron con nosotros. Y siguen funcionando o mantenemos hasta cierto tiempo.

No madurar y no dejar esos comportamientos infantiles producen dolor, a todos. Culpar al exterior lo que no asumo, los cambios, o a los demás, solo produce más y más dolor. El propio, por el autoengaño y el de los demás que no son aceptados, tal como son.

Es mantener una historia falsa, ilusoria de lo que no soy o como son los demas

Tengo la percepción de que a esta altura de mi vida he vivido mil vidas. Cambios importantes, giros inesperados, lugares, personas, ciclos, derrumbes emocionales, muertes familiares y la constante de reinventarse obligatoriamente a cada golpe.

Sin duda son mis vivencias. Mi forma de actuar, la única que sé. Familiarmente, estos procesos cada uno ha vivido con su “forma” y es aceptable, y debería haber sido además amorosa, si el amor y el respeto hubieran sido parte.

Carencias.

Ella las tuvo todas, la abandonaron, la engañaron, la maltatraron, se sintió sola, perdida y insegura siempre. Sin referencias familiares.

Se invento su propia historia para sentirse fuerte y la creyó por siempre.

Los miedos la rodearon y siempre se agarró a otros y sus historias para “esconder” sus límites.

Su vida nos “enseñó” al que quiera VER.

Mientes?

Mentiras, todas, grandes, pequeñas, silenciosas, piadosas, secretas y totalmente divulgadas.
En nuestra sociedad es aceptada una parte de esas mentiras, las piadosas, necesarias para conseguir una meta, o las no totalmente mentiras.
El problema que suscitan, no es su uso, sino el descubrir evidentemente al mentiroso. En el momento, o con sigilo, buscando poco a poco la red que teje esas mentiras.
En algunos casos, seria una gran red imposible de recoger, en otros casos, como aceptamos esas mentirijillas no serian ni en cuenta las pequeñeces.
Supongo que todos, todos, mentimos, a según que nivel y con que necesidad. Ante la familia, cuando toca fregar los platos y estas muy, muy ocupad@. O ante la empresa cuando estas muy enfermo para ir a trabajar. Ante esa oportunidad de algo mas, o un me es imposible.
Quizás el problema es el limite, cuando la mentira se usa para manipular,constantemente una realidad. A conciencia y con deliberación.
Es uso normalizado de la publicidad, donde todos entendemos que nos mienten y aceptamos como normalidad esa mentira…Véase la hamburguesa de alguna cadena de comida rápida…lloraríamos por verla en realidad.
Sobreentendemos, cuando los bancos nos regalan a cambio de nuestro propio dinero, que nos están quitando, aun cuando ante el regalo saltamos de alegría. Y como no, en la religión que nos pide FE.. ante lo invisible o plausible.
Claro esta que hay otras ciencias que también nos hacen creer en esa fe, al dibujarnos esquemas imposibles.
Para mi, y supongo que a otras personas estarán de acuerdo, la peor mentira es la familiar, la media verdad y la manipulación de las relaciones.
Que sin duda a estas alturas, ya también esta naturalizado el que muchos padres mienten, para tapar su querencias, emocionales, económicas, o sociales. Es normal hacerlo. Como es normal, dibujar tu propia historia con un mas bonito color, de acuerdo a lo que tu mismo ves, fuera.
Quizás después de todo y tras mi escrito y repasando la realidad, lo único que no he visto de verdad es la realidad inventada, la de mentira. Y mi “dolor” es por haber sido la engañada, o la que miente peor¿?
Presumo de mentir, poco, lo mínimo, no por valentía, sino por inconsciencia, o mala memoria.
Y acepto los dibujos de los otros, aun cuando ya te parecía que el color no era muy real.
A este nivel actual de hoy, se convierte en manipulación, dolor ajeno y sicopatia.
El problema en general es que un día, sin mas, se cae la red, se unen los puntos, y las mentirijillas, se convierten es porqués, o para qués. y los puntos dibujan un esquema repetitivo. Marcado con una flecha. hacia un mismo sitio, una y otra vez.
Eso produce dolor, decepción, engaño, traición, y tristeza.
Lo demás ya esta escrito, obras griegas.. dramas y películas.

Y si…

La pregunta del millón..¿ que cosas harías si no tuvieses miedo?..

Estaría con mi pareja?

Trabajaría en el mismo trabajo?

Los amigos serían los mismos?

Mantendría las mismas relación es?

Viviría en el mismo lugar?

https://youtu.be/WW1WYJcO5xI

Gracias

Ningun@ somos lo que mostramos. Y muchos, jamás demostrarán todas esas facetas que nos forman. Jamás necesitaran o querrán conocer esas caras.

Luchamos contra los demás y nosotros mismos para mostrar sólo esas facetas que creemos nos muestran mejor…o que no podemos ocultar al cien por cien.

Incluso muchos sufrimos cuando sin querer nos descubrimos o mostramos esas otras caras.

Quizás mi vida no ha sido precisamente una vida muy dura, aunque siempre la ha sentido así. Con los años he aceptado y aprendido que esas circunstancias terribles siempre fueron a pesar del dolor, grandes oportunidades.

También es cierto que el dolor de la circunstancia hizo que mi conciencia no viese el total. Aunque siempre he sido tal como el momento me hacía sentir, sin querer mostrar otra opción que la real.

Conocerse en lo peor y aceptar esa parte, sin dolor o queriendo ocultar que no forma parte de nosotros tal como nuestro ego nos pide, nos hace desgraciados.

Soy una persona de continuas crisis, oportunidad en chino. En las que me he perdido, y de las que siempre salgo aprendiendo, muy a mi pesar y mi negatividad .

Crisis que me han ido cambiado, descubriendo , y formando a la persona que soy.

Y aceptar que soy mucho más de lo muestro y está dentro de mí y no es negativo ni malo me hace sentir más fuerte..

Tengo la sensación de haber vivido mil vidas… Y todas soy yo. Una mujer, una persona con todas las facetas posibles, todas aceptables.

No soy quien para juzgar a los demás, pero si veo su sufrimiento, su lucha, por querer mostrar solo esa imagen, que quizá no son. O a contrario, por no mostrar eso que no creen tan bonito de mostrar.

Algunos son parte de mi vida, mi familia y amigos, otros son otras vidas que rodean la mía.

Quizás solo estoy más loca que los demás…quizás.

Ser yo

Despierto atendiendo la actividad rutinaria, los sonidos que me dicen que hora es y que está ya sucediendo en casa.

Ha sido una noche larga, llena de ideas, ahora casi perdidas. Supongo que lo que ocurre a mi alrededor añade ideas y reflexiones que surgen en el silencio estático de la noche. No me siento cansada a pesar del sueño perdido, y casi sin pensar con las ideas aún dando vueltas, organizo el día. Otro día.

La actividad me organiza, y la mente me pregunta, ¿Qué? ¿ Qué, o quien fué, que me hizo así?

Desayuno con la actualidad, en una pantalla, personas que no conocen tu vida ni de lejos, dicen lo que debemos pensar, creer, o decidir…hay un día para la mujer, como si cada día una mujer no recordarse quien eres en cada momento, publicidad, política y otras mujeres.. vida, lucha, hijos, salud, economía y más .

Por ser mujer y por no serlo, por ser única y por no ser como otras, por sentirte y no como las demás.

Actúas automáticamente, te adoctrinaron poco a poco, y tu lucha puede ser parecida y sin embargo siento que siempre nos hicieron sentimos solas…entre nosotras, competitivas, luchadoras y duras.

Está bien hacer ver, estaría mejor que fuese realidad.

Nos enseñaron a ser, lo que deberíamos ser, olvidaron cuidarnos, protegernos y hacernos fuertes para ser, lo que cada mujer quiera ser.

Por algo vivimos en esta sociedad, para ser capaz de vernos, frente a otro, frente a todo.

Miro a otros hombres, otros maridos que no son el mío, y otras mujeres que no soy yo…

Enfermedades

Hoy tocó visita médica..y esperar. La sala de espera llena, una hora de retraso, y conversaciones.

Mi cita para recoger analítica, contar de mis dolencias y pedir para mi marido.

Será casual, pero han sido unos días de enfermedad alrededor. Pequeños males y alguno mayor, la causalidad es la coincidencia en el tiempo.

Las conversaciones en la sala, el estrés. La normalidad de esa ansiedad, y la rutina común.

El grupo asume la naturalidad de las enfermedades, casi todas, mentales, y la respuesta médica y farmacológica, aunque en la conversación, aceptan que el problema mental no se soluciona con medicamentos.

Seguimos esperando sin sorprendernos de nosotros mismos.

La enfermedad y la medicina se asumen por el grupo, como separadas del bienestar o de la mejoría de un mal que aunque se representa físico se sabe mental.. y no nos da que pensar, ni lo reflejamos..

Yo he elegido ver otro camino, osteopatía, lo elegido entre antiinflamatorios y dolor…. Quien se equivoca ¿?

Me daré respuesta, espero

Ahh.. el osteópata se llama Enrique

Casualidad..( hace como dos semanas, quizás más, soñaba con buscar a Enrique, insistentemente)

Emociones

      Todo cambia, siendo parecido. Las nuevas rutinas suelen ser parecidas, aunque cada momento es distinto..

    Las pequeñas elecciones nos hacen distintos, y las decisiones de cada miembro del grupo modifica a cada cual.

   Mis miedos son míos, los manifiesto conscientemente, o no, y que me atenacen no  es debido a la decisión del otro.

  Es más fácil culpar al otro, y a la dinámica de la sociedad, donde ciertos hábitos son aceptados por norma o en el caso contrario desestimados.

  En mi caso intento dar por bueno lo que toca, abrazo los sentimientos aún con el dolor emotivo que conlleva… Y sonrio… Para dejar pasar…

Documentación

Donde desaparecen los días que se pierden.

Donde se guardan los deseos almacenados a espera de momentos mejores.

Donde se archivan esos momentos para olvidar.

Una vida  llena de instantes  en un milisegundos desear desaparecer como trastos olvidados nunca recordados.

Archiva, ordena, guarda, recuerda