Ojos

Tu mirada me mataba, te espiaba, profundamente, en esos ojos abiertos al exterior que no buscaban, no reflejabam ninguna sensación. Solo miraban.

Yo quería intuir, adivinar con cualquier pequeño gesto que habia en tu interior, cual era tu intención, si acaso la habias inventado.

Pero no había nada, nada por dentro ni por fuera.

Y mi dolor crecía en un solo instante convirtiéndose en un nubarrón negro inmenso que hacia desaparecer todo mi mundo y que solo me dejaba ver tus ojos…perdidos.

Cerraba los míos, apretados, para no sentir.

Y mientras los apretaba, me llegaba tu imagen, te veía, como muchas veces, alli quieta, encogida, en un lado de la habitación, sola, en tu ensimismamiento.

Tu mundo.

Hemos sido los satélites del mismo.

Y no hemos servido para nada. Porque tu siempre estuvistes sola, inventaste, quisiste ajustar, y nada salió como querias…..porque tu mundo eras tu,

solo tu.

Agosto

El daño que te hicieron de pequeños justifica tu vida?

Justifica el daño de una vida de dolor, de la falta de amor, seguridad y apoyo, justifica tu forma de ser, mantener la dureza, coraza, para esconder el dolor injustificado y a la vez dañar a los que te rodean??

Demostrar, esforzarse en ser fuerte y duro para con los demas, para “enseñar’ que esa coraza nos salvará.

Salvarnos por fuera.

Sufrir por dentro, llorar en privado, vivir sin amor, en miseria.

Pero demostrar hasta donde has llegado, o quien eres…

Vidas , imágenes de vidas y dolor. Dolor por un pasado que se fue y no se arreglara. Un presente duro y cruel, , que se fue convirtiendo en una huida futura.

Vidas dañadas por la falta de amor… el que no te dieron, y el que no supiste dar.

El perdón al pasado y a uno mismo por no saberlo hacerlo mejor.

Llorar por lo que no fue, para que limpiarse un presente nuevo, brillante de oportunidad de empezar a aprender..

https://www.europapress.es/cultura/critica-00656/noticia-critica-agosto-meryl-streep-vs-julia-roberts-20140110141746.html

Hoy me toco de lleno….

Creo.

Las creencias nos hacen quien soy…..Esas creencias fueron inculcadas por tus padres, amigos, sociedad y te empujaron a lo que quisiste ser.

Trabaja duro, se humilde, estudia mucho, mejor no hacerse notar. Habla cuando te pregunten , lucha por lo que quieres, es mejor tener estudios, las personas no cambian .

Después de todas ellas…. que eres tú???

Hacia dentro

Nuestra ritmo de vida gira entorno a nuestras obligaciones. Pocas veces tenemos tiempo suficiente para parar y reflexionar sobre nuestras propias vidas y lo que nos queremos para nosotros mismos.

Vamos eligiendo dentro de nuestras posibilidades, a veces conscientemente, a veces empujando hacia adelante.

¿Somos felices?

¿Cuantos paramos y nos lo preguntamos?

Quizás, cuando éramos más jóvenes nos imaginábamos como queríamos diseñar nuestra vida, o al menos sabíamos lo que era importante y queríamos para nuestro futuro.

¿Sucedió?

Quizás por mi vida movidita he tenido la obligación de repasar continuamente que opción quiero, o no. Evidentemente nadie tiene todas las opciones, salvo aquellos muy valientes y con facilidades. No quiero ser hipócrita y decir que todo es posible, porque no todo lo es. Pero desde luego la valentía es un punto importante.

Llevo toda mi vida repasando, debí haber vivido la crisis de cada edad, desde los 13.

Es una broma, que también refleja mi forma de ser. Un poco retorcida. O insistente, visto desde un lado más”bonito”.

Hoy la pregunta surgió, ¿eres feliz?.

Extrañamente respondí rápido y sinceramente. Ninguna señal de mi mente para recordarme, ! eh¡.

Soy feliz, feliz con mi vida a pesar de que no es la vida idílica que aparentemente ha de ser para ser mostrada. Soy feliz, aunque no tengo una vida idílica, y vivo momentos de dudas y de constantes “problemas normales”

No tengo que mostrar nada. No es así como funciona para mí. No necesito algunas de las representaciones de lo que te dicen que te dará felicidad.

Evidentemente que las cosas funcionen, que las deudas no te persigan y que tus hijos no lloren cada noche, también ayuda.

Pero sin duda lo más importante no han sido solo esas cosas.

Un trabajo continuo, la reflexión y el escucharte, no dejarte llevar por la facilidad de una sociedad que utiliza la imagen y el autocomplaciente capitalismo para decirte donde y qué es lo que quieres.

Esa misma que nos hacen infelices cuando no conseguimos esas metas idílicas de revistas o redes sociales.

Nos venden un cuento…y pierdes tu vida.

Así lo veo. Para mí.

Mi conversador no tubo suerte, su respuesta no fue la mía.. El creía, pensaba que.

Y esa realidad, le decía, lo difícil que era conseguir ese “imposible”, resultó, que cuando lo consiguió, acabo descubriendo que esa meta no era su felicidad.

Seguramente, quizás, aún no se ha dado cuenta, que el buscaba la felicidad fuera, cuando la búsqueda es hacia dentro.

Limitaciones

Si te enseñaron a callar, deberías hablar.

Si te enseñaron que ser mujer es ser menos, deberías sentirte más.

Si te obligaron a demostrar para ser vista, deberías lucir tu seguridad

Si te obligaron a cargar la familia o obligaciones, deberías sentirte libre

Si te hicieron creer que ser mujer es ser menos inteligente, te deberías saber sabia

Si te educaron con miedo y límites, deberías permitirte tu sentir

Si te marcarón un rol y cerraron tus opciones, deberías abrir tus límites

Y sin embargo…lo que nos enseña y nos limita, se queda hasta el final, pocos somos capaces de intentar, de ver, o de lograr…