Buenismo

  Conviven con nosotros unas especies de normas, dichos y frases que nos hacen el día a dia. Tópicos y normas del buen ser humano…

  El buenismo, en tazas, pañuelos, agendas y todo marketing posible para la vida, y en especial buen rollo de estas fechas.

Durante bastante tiempo yo misma utilicé el marqueting, los libros de moda y autoayuda y frasecistas misticas aplicadas al día a día.

El buenismo me llevo a buscar “iluminacion” en la vida que me hacia verme perdida. Luchas ilusorias contra una misma y el entorno, la familia y la vida cotidiana.

Buscando el fondo, salte los tópicos y pase al clasico, maestros iluminados, búsquedas y respuestas de personas y vidas muertas aplastadas por el polvo del tiempo, y que en su momento y a pesar de la separación tiempo y vida me dieron respuestas y ayudaron a intuir, lo esencial.

Mi etapa de buenísimo, me causo más males que aciertos. Dado el momento, y el nivel de iluminación, buscaba que esas respuestas ordenasen mi vida, colocasen mi alrededor y me ayudase a lo que no encajaba en mi vida.

Hubo sus buenos y sus malos… ratos de intentos hoy descubiertos comos “que imbecil” y otros que quedaran para la historia personal entre vivencias subrealistas y risas.

Para contar, y dibujar.

La etapa me duro hasta este año, o hasta ahora asi lo veo. Lo mismo más tarde descubro que sigo más perdida de lo que ahora asumo.

En fin, ciclos. Se acabo el buenismo y aceptar, entender, y comprender a todo circo que te rodea. Con una especie de paciencia infinita y este aire de me lo intentado todo.

Y ha llegado el NO.

El entender, para los que llamé extremos y mande energías pacíficas, eso siempre.

Se me pasa el arroz y pese a mis esfuerzos de subliminar el exterior, ya no me apetece silenciar y aguantar el gesto, a la espera de esos “frutos” maduros, que no han echo sino aprovechar con mi comportamiento sus cosechas, llevándose el merito y la carga pa su terreno.

Parte, se la he dado yo, asi como la he sufrido.

Aguantando sus bonitas gestas, sus perfectas condiciones y llevándome sus miserias al reciclaje.

Y esto ha contribuido a como son las cosas, y como es cada quién. Por fuera, para quien no te conoce de toda la vida, y evidentemente para quien también tiene guardadas partes inconclusas de esa vistas.

Durante demasiado tiempo me peleé contra mi, para no expresar realidades, y dibujarlas, con colores más bonitos, eso si, no falsos, porque si algo bueno he sacado de este dificil “trabajo” es una creencia total en que las realidades son únicas y solo con los zapatos de los demás puedes intuir sus caminos.

Dicho esto y quizás porque visto que el mío ya ha pasado por tanto recovecos y a estas alturas me importa un carajo lo que otros vuelvan a repetir… NO estoy dispuesta a que le hagan el mismo “juego” a los mios.

A que dibujen sus caminos con mascaras falsas y amores dañiños.

Apariencias y buena porte con puñaladas traseras.

Ser familia es solo compartir un apellido, y si eso se utiliza para humillar, menospreciar y maltratar, fingir y mantener tu buena imagen. Quedatela, pero con todo.

Llénate la boca de repartir eso que cuentas a medias, grita la locura de los demas y hacia donde van, expresa esas risas escondidas, fingidas con dolor familiar. Y saca todo tu escoria, de una vez, para siempre.

Atrevete, porque a mi ya no me queda nada que esconder.

Ya me insultaste, me despreciastes, humillastes, maltratates y te vanagloristes de tu intuición sobre los que rodeamos.

Tu impecable imagen de victima te rodea, tu gesto sufrido y ese dolor que solo sientes por ti misma y el que te falle tus planes.

Ahora regalo mascaras rotas… la mía esta a la vista,  como siempre.

Maquillate.

Naces en una familia donde como cualquier organismo existen normas, leyes y comportamientos.

Estos los aprendes de forma innata, otras por obligación y con suerte, te cuestionas otras.

En mi caso me cuestioné mucho desde muy pequeña. Debí de llegar ya rara. Descubrí que otras familias tenían otras normas, otras formas de relacionarse y que las leyes familiares no eran incuestionables.

Esto también costo dolor, inseguridad, y deseo de vivir con otras normas.

Todo no fue malo, aprendes, te haces fuerte, luchas, y refuerzas , aunque solo sea el exterior.

Porque el interior, el calor de amor y la seguridad debería crecer desde nuestros inicios, la familia. Pero a veces no se puede recibir lo que los demás tampoco tienen.

Años me costo entender, aceptar y querer a los que me han echo hoy.

Pero no para ello tapé la verdad, ni fingí, ni dibuje la realidad, aunque es otra forma que para otros puede servir.

Aceptar de donde vienes y que tus realidades no fueron tan bonitas, dibuja tu vida, y desde hay puedes con amor, pintar esos momentos, quizás pequeños que con dolor no pudiste disfrutar.

Da igual las fechas, pero estas precisas representan mejor que nada las tópicas mentiras de amor familiar y cuñados, suegr@s peleados…

Leyes inventadas para dibujar aire.

Porque la vida es cada día, y si se te olvida gastar un minuto en esos que dices querer durante todos días, si no haces un gesto, si te importa todo el tiempo *TU* deja de mentirte, y acepta tu vida , la que vives de verdad y no la que maquillas.

Aun así, cada quien con lo suyo. Que así nos va, y todo es normal.

Esto es ya el desahogo de las fiestas, o del año.

O las flechas a interesados, quien sabe, hasta una respuesta a alguien para que reflexione. Porque desde luego, tengo claro el sufrimiento de todos los que viven en sus gran mentiras, felices como perdices, por fuera, miserias e invenciones íntimas, maquillaje y silencio al interior.

Ser oveja negra te empuja a utilizar el cargo, a parecer la loca o ha hacerlo, aguantado las voces de “esos” que tienen las normas para todos. Pase por estar loca, no saber lo que hacia , no estar bien , algún insulto, alejarme, ser vigilada, rara, extraña, no saber lo que hacia, loca de nuevo…..en fin..

Vuelvo al inicio, la familia, es tu base, aunque sea para trampolín, odiar es de flojos, y amar aun aceptando lo que te dolió, no fue bonito o te dejó una herida, es aprender, superar, vivir y crecer.

Sin maquillaje.

Agosto

El daño que te hicieron de pequeños justifica tu vida?

Justifica el daño de una vida de dolor, de la falta de amor, seguridad y apoyo, justifica tu forma de ser, mantener la dureza, coraza, para esconder el dolor injustificado y a la vez dañar a los que te rodean??

Demostrar, esforzarse en ser fuerte y duro para con los demas, para “enseñar’ que esa coraza nos salvará.

Salvarnos por fuera.

Sufrir por dentro, llorar en privado, vivir sin amor, en miseria.

Pero demostrar hasta donde has llegado, o quien eres…

Vidas , imágenes de vidas y dolor. Dolor por un pasado que se fue y no se arreglara. Un presente duro y cruel, , que se fue convirtiendo en una huida futura.

Vidas dañadas por la falta de amor… el que no te dieron, y el que no supiste dar.

El perdón al pasado y a uno mismo por no saberlo hacerlo mejor.

Llorar por lo que no fue, para que limpiarse un presente nuevo, brillante de oportunidad de empezar a aprender..

https://www.europapress.es/cultura/critica-00656/noticia-critica-agosto-meryl-streep-vs-julia-roberts-20140110141746.html

Hoy me toco de lleno….

Mientes?

Mentiras, todas, grandes, pequeñas, silenciosas, piadosas, secretas y totalmente divulgadas.
En nuestra sociedad es aceptada una parte de esas mentiras, las piadosas, necesarias para conseguir una meta, o las no totalmente mentiras.
El problema que suscitan, no es su uso, sino el descubrir evidentemente al mentiroso. En el momento, o con sigilo, buscando poco a poco la red que teje esas mentiras.
En algunos casos, seria una gran red imposible de recoger, en otros casos, como aceptamos esas mentirijillas no serian ni en cuenta las pequeñeces.
Supongo que todos, todos, mentimos, a según que nivel y con que necesidad. Ante la familia, cuando toca fregar los platos y estas muy, muy ocupad@. O ante la empresa cuando estas muy enfermo para ir a trabajar. Ante esa oportunidad de algo mas, o un me es imposible.
Quizás el problema es el limite, cuando la mentira se usa para manipular,constantemente una realidad. A conciencia y con deliberación.
Es uso normalizado de la publicidad, donde todos entendemos que nos mienten y aceptamos como normalidad esa mentira…Véase la hamburguesa de alguna cadena de comida rápida…lloraríamos por verla en realidad.
Sobreentendemos, cuando los bancos nos regalan a cambio de nuestro propio dinero, que nos están quitando, aun cuando ante el regalo saltamos de alegría. Y como no, en la religión que nos pide FE.. ante lo invisible o plausible.
Claro esta que hay otras ciencias que también nos hacen creer en esa fe, al dibujarnos esquemas imposibles.
Para mi, y supongo que a otras personas estarán de acuerdo, la peor mentira es la familiar, la media verdad y la manipulación de las relaciones.
Que sin duda a estas alturas, ya también esta naturalizado el que muchos padres mienten, para tapar su querencias, emocionales, económicas, o sociales. Es normal hacerlo. Como es normal, dibujar tu propia historia con un mas bonito color, de acuerdo a lo que tu mismo ves, fuera.
Quizás después de todo y tras mi escrito y repasando la realidad, lo único que no he visto de verdad es la realidad inventada, la de mentira. Y mi “dolor” es por haber sido la engañada, o la que miente peor¿?
Presumo de mentir, poco, lo mínimo, no por valentía, sino por inconsciencia, o mala memoria.
Y acepto los dibujos de los otros, aun cuando ya te parecía que el color no era muy real.
A este nivel actual de hoy, se convierte en manipulación, dolor ajeno y sicopatia.
El problema en general es que un día, sin mas, se cae la red, se unen los puntos, y las mentirijillas, se convierten es porqués, o para qués. y los puntos dibujan un esquema repetitivo. Marcado con una flecha. hacia un mismo sitio, una y otra vez.
Eso produce dolor, decepción, engaño, traición, y tristeza.
Lo demás ya esta escrito, obras griegas.. dramas y películas.

Percepciones

Tu percepción de adulto sobre como funciona tu mundo está formada por la percepción del niñ@ que fuiste.

Como veías a tu familia y tus relaciones, como te veías a través de los otros y las creencias propias del entorno.

Añadiendo para algunos, l@s tuvieron, las percepciones propias de la intuición o incosciencente.

Para mi, regresar a esa niña, aquella que intentó, y acabo siendo callada, ahora me hace reconocerme como la que ya era, aunque sólo entonces fuese una niña.

Y me ha hecho reconocer a mis hij@s a los que algunas veces no he escuchado por la dejadez y que muchas, muchísimas veces me han sorprendido, demostrandome, lo que desde mi, ahora sé.

Los niños son siempre parte de esa lucha, entre la sociedad, familia y convicciones.

Y carne de cañón de esas bienaventuradas mentes…

Me venía una frase a la idea..y es que difícilmente se puede amar a un hijo y ” prepararlo” a la vida cuando sus propios padres no se aman a si mismos, ni se aceptan en toda su percepción.

Pero esta, es también mi percepción.

Luces

Han pasado días, semanas de búsquedas e intentos.. Intentos de aprender y comprender.

Socialmente parecemos iguales, exceptuando a personas que rápidamente identificamos como problemáticas, bien por su situación social o por su estado mental.

Pero realmente somos muy distintos y casi sin querer gracias a nuestras habilidades sociales, o inteligencia emocional nos colocamos en grupos o etiquetamos a los demás.

Naturalmente para que la sociedad funcione, vender nuestras mejores versiones es lo habitual, solo para habituales nos mostramos como realmente somos. Y aún así también queremos engañar, porque a nadie le gusta mostrar su peor cara, en un intento imposible de ser siempre perfecto. Perfección que no es natural, ya que nuestras incongruencias son precisamente la que nos hacen ser.

Sociopatas, sicópatas, narcisista, ególatras, dependientes, no son sino una cara de lo que nos rodea, pintado de normalidad.

La mayoría de estos trastornos tienen su base en la formación de estas personas en su infancia, existen informes,teorías y estudios.

A mí me hace reír una frase muy sintomática de esta sociedad, dice”en todos los grupos hay un gilipollas, si en tu grupo no lo encuentras, mira a ver si eres tú”

Durante bastante tiempo he creído ser la gilipollas, hasta que he empezado a preguntarme el significado de la palabra y comportamiento de los demás.

Decir las cosas como sientes, suele desarmar a los demás. Decir lo que no quieres de forma clara, ofende a los demás. No dejarte utilizar, molesta a los demás.

Esto se puede aplicar a grupos de amigos, a familia y demás.

Así que acabas siendo la loca, o gilipollas del grupo. La realidad es que los otros son realmente los imbéciles, que tras un tiempo sin más remedio has ido mostrando su caretas que evidentemente no quieren aceptar.

La redes sociales ayudan aún más, ya que incluso a personas que no tratas habitualmente, se empeñan en mostrar una y otra vez su mejor cara que desde un móvil como si lo normal fuera esa felicidad continua sin más problema que el viaje del soñado con fotos, el modelito perfecto o la moto.

La realidades acaban mostrándose. Y precisamente esos tan afectados de la”intromisión”de esta imagen, son los que etiquetan a los otros de tóxicos, gilipollas o imbéciles.

Mi preocupación es como librarme de ellos, o al menos librarme de su manipular.

Aunque también comprendo, que como la luz, solo la oscuridad nos la puede enseñar.

Coherencias

Muchas veces, siendo coherente y viendo de lo que estás rodeada, deberías haber salido huyendo… Hace ya mucho, mucho tiempo.

Sin embargo esta incoherencia, o idiotidad, te mantiene estática, con cara boba queriendo creer que no es tu historia, que no debes incluirte en los demás, y seguramente será cierto, hasta cuándo se llega a ese momento, en el que a pesar de saber la imbecilidad de los otros y viendo sus intentos de cruzar límites no los paras, justamente por saber su poco raciocinio.

Tu coherencia, les da a “ellos”la creencia de su poder ante ti y los tuyos, y aunque crees que es mejor no intentar aclarar ninguna cuestión ante personas tan egoísta y limitados en sus mapas mentales, el tiempo te demostrara que antes o después el enfrentamiento es seguro y necesario.

Porque a pesar de todo, solo enfrentarlos de forma clara les puede hacer dar un paso atrás, aunque solo sea para dejar espacio, no respecto.

Es triste, pero mi experiencia no ha sido otra. Dejar ver a los demás que sus opiniones dañinas y clasistas no son tuyas, o que no la compartes no es suficiente para ese tipo de personalidad . Que se sienten por encima de los demás demostrando su desprecio en su continuas expresiones o burlas, según sus creencias e idiologia… Que claramente para ellos es superior a la tuya y qué intentan demostrar, gracias a su raciocinio.

Así que harta de escuchar sus ideas, sus formas y sus risitas sobre mi o los míos, aguantando y dando la vuelta o esperando que un día vean.

He pasado al ataque, que en realidad no es mi forma de actuar. Pero el cambio no es más que colocar lo que la apariencia exterior no se muestra, siendo aún peor la situación de incomodidad aparente.

Lo que diga esta por ver…