Luces

Han pasado días, semanas de búsquedas e intentos.. Intentos de aprender y comprender.

Socialmente parecemos iguales, exceptuando a personas que rápidamente identificamos como problemáticas, bien por su situación social o por su estado mental.

Pero realmente somos muy distintos y casi sin querer gracias a nuestras habilidades sociales, o inteligencia emocional nos colocamos en grupos o etiquetamos a los demás.

Naturalmente para que la sociedad funcione, vender nuestras mejores versiones es lo habitual, solo para habituales nos mostramos como realmente somos. Y aún así también queremos engañar, porque a nadie le gusta mostrar su peor cara, en un intento imposible de ser siempre perfecto. Perfección que no es natural, ya que nuestras incongruencias son precisamente la que nos hacen ser.

Sociopatas, sicópatas, narcisista, ególatras, dependientes, no son sino una cara de lo que nos rodea, pintado de normalidad.

La mayoría de estos trastornos tienen su base en la formación de estas personas en su infancia, existen informes,teorías y estudios.

A mí me hace reír una frase muy sintomática de esta sociedad, dice”en todos los grupos hay un gilipollas, si en tu grupo no lo encuentras, mira a ver si eres tú”

Durante bastante tiempo he creído ser la gilipollas, hasta que he empezado a preguntarme el significado de la palabra y comportamiento de los demás.

Decir las cosas como sientes, suele desarmar a los demás. Decir lo que no quieres de forma clara, ofende a los demás. No dejarte utilizar, molesta a los demás.

Esto se puede aplicar a grupos de amigos, a familia y demás.

Así que acabas siendo la loca, o gilipollas del grupo. La realidad es que los otros son realmente los imbéciles, que tras un tiempo sin más remedio has ido mostrando su caretas que evidentemente no quieren aceptar.

La redes sociales ayudan aún más, ya que incluso a personas que no tratas habitualmente, se empeñan en mostrar una y otra vez su mejor cara que desde un móvil como si lo normal fuera esa felicidad continua sin más problema que el viaje del soñado con fotos, el modelito perfecto o la moto.

La realidades acaban mostrándose. Y precisamente esos tan afectados de la”intromisión”de esta imagen, son los que etiquetan a los otros de tóxicos, gilipollas o imbéciles.

Mi preocupación es como librarme de ellos, o al menos librarme de su manipular.

Aunque también comprendo, que como la luz, solo la oscuridad nos la puede enseñar.

Anuncios

Rarezas

Estos días han sido un poco moviditos, por las fiestas, por los cambios , las visitas y las realidades.

Que coexisten realidades distintas es normalidad, aunque en esa normalidad obviamos que no todo es como nosotros lo vemos, o vivimos.

Yo soy de observar… aunque esta observación no me prepara para la sorpresa del descubrimiento.

Las fiestas religiosas incluyen muchas obviedades, no tan obvias..

La suerte de compartir tiempo por parte de tu familia también te dibuja como cada quien inventa su realidad su propio mundo.

Las contradicciones y modos de ver son los que nos despiertan , y nos enseñan. Damos por hecho muchas ideas y formas…o las doy yo, y la normalidad solo es una palabra.

Aunque siempre todos nos llamamos normales, y de hecho la mayoría tiene el deseo de sentirse incluido en el grupo, sociedad, o equipo.

Los que no, solemos ser los raros..

Contradictorio, todo.

Imágenes

La respuesta de que todos somos reflejo de otro me molestó desde el instante en que me la explicaban.
Que tendría yo que ver con todos esos que se pasaban por mi cabeza mientras la explicación se extendía pareciéndome cada vez mas inverosímil.
Desde entonces y a pesar de no gustarme,no he podido sacarla de mi mente. Ha ido convirtiéndose en algo no tan duro, una herramienta, que en momentos era belleza, en otros llave inglesa.
Difícil de aceptar, lagrimas y enfado, negación.

Existen instantes en los que una idea que anidaba en tu cabeza toma forma, luz y se muestra real..
Quizás solo para cada cual, quizás valida para algun@s.
Ese instante, me ocurrio, mientras trabajaba descosiendo una cremallera que se resistía con todo su fuerza, se me presento en modo de imagen.
Recordé cuando de pequeña entre con mi padre en una atracción de feria. Por un momento lo perdí, y reflejándome en todos aquellos espejos, dudaba de quien era la imagen que veía, que en ese momento,mi reflejo,  se mezclaba con la de otras personas que como nosotros, disfrutaban de la atracción..
Esa imagen en mi cabeza esta vez fue nítida, era yo, rodeada de espejos,y los espejos reflejaban a mujeres que yo conozco, y esas mujeres, también soy yo.
Extrañamente me pareció muy coherente, y esa idea se desarrolló en mi cabeza,  con razonamiento.
Siendo así, mi perspectiva ha cambiado, quizás a mas loca..quizás con mejor imagen.
laberinto-de-espejos-disfrutare