Documentación

Donde desaparecen los días que se pierden.

Donde se guardan los deseos almacenados a espera de momentos mejores.

Donde se archivan esos momentos para olvidar.

Una vida  llena de instantes  en un milisegundos desear desaparecer como trastos olvidados nunca recordados.

Archiva, ordena, guarda, recuerda

Anuncios

Verano

   Está siendo en extraño verano, extraño por el clima y este calor excesivo al que viniendo del norte no nos acostumbramos, y extraño por estas ideas y venidas de la familia, con la que antes solo nos veíamos una o dos veces al año. 

  Los contratiempos están a la orden del día, y no tenemos semana en la que no barajemos planes alternativos o de supervivencia. Sin embargo, puede decir que todo se resuelve de modo extraño.

  Podría decir que continuo con mis altibajos, pero los altibajos ya son la normalidad de mi vida.

  Las nuevas relaciones familiares están generando cambios en todos, descubriendonos  los unos a los otros, tengo que decir que son una sorpresa agradable.

  Lo no agradable es este clima, que a veces me desespera, llevándome al enfado  durante días, del que me descubro con sorpresa y risas por tamaña idiotez..

   Continúo con mis intentos de descubrimiento personal , desarrollo y  aprendizaje… traducido….mi cabecita sigue con sus locuras.. solo que intento normalizarlas. 

  No está siendo un mal verano….quien sabe quizás después lo llame el verano del descubrimiento..

 

Reencuentros

Volver a mi tierra me ha proporcionado está cercanía con la familia.

 El volver a recordar insignificancias que fueron importantes y que había olvidado. Como la musicalidad de este habla, las risas y las constantes bromas del día a día, que disfrazan la dureza de esta tierra y la constante lucha de sus gentes.

Compartir tiempo con los míos me ha servido para recordarlos, como eran y como creía que eran .

Sus cuitas y sus normalidades. Para mí extrañas y cercanas a la vez.

Cada uno hemos derivado nuestras existencias de forma distinta, curioso cuando parecíamos uno. Y  ahora,cada quien observa la vida desde pepectivas sino opuestas si muy distintas.

Aún nos une el amor de familia, las vivencias, muchas muy duras, y una especie de halo que a veces nos hace ser menos indulgentes entre nosotros que lo que seríamos con los demás.

 Los observo, y contemplo a la vez a esos niños y a estos adultos, desconocidos a ratos. Con ideas extrañas, de las que quizás yo conocí las semillas.

 Mi gesto de debe asemejar al de los búhos…que observan mucho y no dicen nada. 

Busco a los unos en los otros, a los hijos en los padres, la historia en los siguientes.

Su formas, sus respuestas, sus historias deberían encajar en las mías, y sin embargo somos  solo un bonito puzzle de colores..

Amplian mi visión, y alegran mi corazón..quizás esperaba respuestas fuera.

 

Salvadonos

superman-lois625

Una amiga me dijo hace tiempo que el mundo se componía de victimas y verdugos. Y yo daba el perfil de victima. Entonces me ofendió, no era lo que quería ser, ni hacer con mi vida.

Para mi el mundo esta compuesto por muchas mas imágenes que las victimas y los verdugos, una de la que últimamente me veo rodeada son los salvadores..

Esas personas que creen y predican que tienen la verdad, la respuesta y el como de cada cosa, especialmente de la vida de los demás. Porque creen que son las únicas que piensan con la suficiente claridad, que son capaces de ver la totalidad de cada problema, eso si, de todos los demás.

Poseen un extraño ímpetu o energía que derrochan predicando sobre los  males  y las soluciones según su propia visión de como arreglarlos. Derrochan  sus palabras e ideas intentando encauzar las vidas de todos, por el bien de ellos mismos, y en un arrebato de bienquerer, que claro esta, se ve frustrado una y otra vez, por es@s que lejos de escucharlos, se empeñan en volver a equivocarse una y otra vez, decidiendo cada quien en su propia vida.

Estas personas observan la vida sintiéndose atacados, cada día, por cada decisión equivocada que observan en los demás. Independientemente de si esa decision le afecta directamente o no.

Sintiéndose desvalorizados por sus esfuerzos continuos preocupándose por los demás. Preocupación que nadie les pide, pero como buenos salvadores no pueden evitar. Ya que según su propias visiones podrían solucionar todo, si todos siguiéramos sus pautas y consejos.

Es dificil escapar de alguien así, mas difícil aun demostrarles que cada quien ha de hacerse responsable de sus propios errores y esos errores no hacen ser quien somos y marcan nuestras vidas, para ello.

Poseedores de la verdad, no entiende que hay mas verdades que las suyas, que cada quien aprende de distinta forma, y quien no aprende nunca, y que aun así, tiene derecho a seguir equivocándose.

Normalmente este tipo de persona, que solo ve hacia fuera, y solo arregla la vida de los demás, no entiende, ni piensa en  lo difícil que hace la vida a quienes los rodea, emitiendo sus juicios continuos de como han de ser los demas, de que es lo que tienen que hacer y como .

Por lo cual su propia vida es un sube y baja de emociones, dependiendo siempre de los demás y sus acciones, y sin ver que su vida, regida bajo su propios juicios, aleja a todos  de ellos.

Porque sus equivocaciones, como suyas, son perdonadas o minimizadas, ya que ella es la que piensa y reflexiona, y es capaz de arrepentirse y pedir perdón, y sus ideas y reflexiones son mas justos y cargados de verdad que los de los otros que no saben, ni ven como ellos.

Asi al final, el verdugo, sin saberlo se convierte en victima. Victima de si misma, de sus ideas, de su rigidez y se lo que provoca alrededor  suyo, un lugar desierto en que pocos aguantan el día a dia.

 

 

 

Insconciencias

Nos estamos perdiendo todo lo bueno de la vida, intentando ser  lo suficientemente fuertes y duros para ella.

Lamentamos el dolor y la tristeza, pero no sabemos como evitarlos.

Se que esos miedos no soy yo, se que esas ideas no son mías. Y lamento vuestro dolor y miedo, pero os los devuelvo, no los quiero ni necesito.

Soy yo, soy fuerte, y soy capaz .

Lorca , bodas de sangre

rosa¡Porque yo me fui con el otro, me fui! . Tú también te hubieras ido. Yo era una mujer quemada, llena de llagas por dentro y por fuera, y tu hijo era un poquito de agua de la que yo esperaba hijos, tierra, salud; pero el otro era un río oscuro, lleno de ramas, que acercaba a mí el rumor de sus juncos y su cantar entre dientes. Y yo corría con tu hijo que era como un niñito de agua fría y el otro me mandaba cientos de pájaros que me impedían el andar y que dejaban escarcha sobre mis heridas de pobre mujer marchita, de muchacha acariciada por el fuego. Yo no quería, ¡óyelo bien!, yo no quería. ¡Tu hijo era mi fin y yo no lo he engañado, pero el brazo del otro me arrastró como un golpe de mar, como la cabezada de un mulo, y me hubiera arrastrado siempre, siempre, siempre, aunque hubiera sido vieja y todos los hijos de tu hijo me hubiesen agarrado de los cabellos

 

Lavando

Las circunstancias o el destino, vaya usted a saber, nos va llevando por diferentes pruebas a lo largo de nuestras vidas. Prueba que están ahí para que aprendamos de ellas eso que necesitamos. Aunque nos empeñemos en no ver sino que nos golpean, una y otra vez.

. Es esta una visión cristiana de la vida, el sufrimiento, que hace que no nos demos cuenta de que los retos nos hacen superarnos, ser mejores y poner toda nuestra valia en el momento.

Cosa que quizás de otra forma no sabríamos ver, valorar o creeríamos que seriamos capaces de hacer.

Nuestra educación,ambiente y familia nos devuelve una perspectiva de nosotros mismos que quizás no concuerde con lo que somos. Bien por el dejar que cada palo aguante su vela o por tener la suerte ( o no) de que otros sean nuestras victimas para de esa forma no ver nunca la parte de responsabilidad de nuestra propia vida.

Vida que vivimos adaptando a las normas sociales a pesar de que nos hagan infelices. Siempre es mas fácil ver la paja en ojo ajeno, que aceptar que somos responsables de lo que recibimos en cuanto a lo que damos. Justificar los ataques de los demás, sin ver nuestro acoso. Y juzgar al vecino sin mirar antes mi colada.