Mudanza

Han sido unos días de locos, últimos días de curro, semidespedidas, ¿vas a volver, que va a pasar nos despedimos??..

Mudanza, y como suponía camioneta demasiado pequeña, un señor muy dispuesto que nada mas empezar me mira con cara de madre mía… y me dice, ¡¡a ver,!!,¿ que cosas van??..

Yo girando como una loca sobre mi eje con brazos que salían de todas partes, sonrisa fija y intentando mantener el tono de voz, daba ordenes cual contramaestre en un barco… Esta para allí, esto ahora no… ve sacando aquello..

Eso si, bajar no baje ni una, que pa eso ya mandaba yo..

A mi marido se le puso la cara roja en pocos minutos, un color que resulta muy saludable.. Eso si lo de los resoplidos era otra cosa.. dude de si aguantaría toda la carga o cual ballena resoplaría un chorro y diría hasta aquí¡¡.

En poco rato todo lleno, y yo calculando cuantas vueltas mas tendríamos que dar con los coches, y hasta donde llegarían los gritos de colocar la carga.

Mantuve la sonrisa fija, y eso mantuvo los gritos.. por que las miradas, entre el rojo saludable de los carrillos, y los resoplidos, eran como los de quien se baja de una atracción de feria en la que ha estado dos turnos seguidos, y te han sacudido hacia arriba y abajo una y otra vez…Desencajados.

Viaje a la nueva vivienda y calorcito, el de fuera y el de corre que la furgoneta ya se ha ido¡¡

Decido poner el aire acondicionado y un ruidito de esos sospechosos que comienza a acompañara los kilómetros, yo evaluando la posibilidad de parar.. vislumbrando la mirada de mi pareja tras de mi en el otro coche.. y el ruidito que parece meterse dentro de tu oreja para decirte… escucha, escucha…

Y ya me viene a la mente la de veces que me ha tocaó ir al taller y las caras de los mecánicos cuando te ven bajar de coche y ir a explicarles la avería/ruido/ reparación. Cualquier mujer sabe de lo que hablo…¡¡ESA mirada¡¡

Así que pongo las luces de averías y voy parando lentamente en el arcén, cuando mi marido pasa a toda por delante de mi, girando la cabeza cual chica de la peli del exorcista… con esos ojos desencajados, aun..

En ese mismo momento, parada, cruce de miradas, luces , arcén, mi querido hijo levanta la cabeza de su móvil y pregunta como quien acaba de levantarse y ve el sol…¿que pasa? ¿porque paramos?.

 

Suspiro para soltar tensión, y me siento de nuevo en el coche dispuesta a escuchar el RUIDO, y mi hijo que se suelta los cascos de sus orejas me dice, ahh, es por ese ruido?? Suena como algo que se ha metido en el ventilador….

Jodidos hombres, así que era eso, y yo evaluando las miradas del mecánico, las historias y el precio de la avería.

Continuo y vuelvo a ver la mirada, esa¡¡ cuando solo unos metros mas adelante paso al coche de mi marido esperando en el arcén, tras la curva… y decido que no pienso nada mas y solo conduzco..

Continuación….. colocado/descolocado…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s