Ojos

Tu mirada me mataba, te espiaba, profundamente, en esos ojos abiertos al exterior que no buscaban, no reflejabam ninguna sensación. Solo miraban.

Yo quería intuir, adivinar con cualquier pequeño gesto que habia en tu interior, cual era tu intención, si acaso la habias inventado.

Pero no había nada, nada por dentro ni por fuera.

Y mi dolor crecía en un solo instante convirtiéndose en un nubarrón negro inmenso que hacia desaparecer todo mi mundo y que solo me dejaba ver tus ojos…perdidos.

Cerraba los míos, apretados, para no sentir.

Y mientras los apretaba, me llegaba tu imagen, te veía, como muchas veces, alli quieta, encogida, en un lado de la habitación, sola, en tu ensimismamiento.

Tu mundo.

Hemos sido los satélites del mismo.

Y no hemos servido para nada. Porque tu siempre estuvistes sola, inventaste, quisiste ajustar, y nada salió como querias…..porque tu mundo eras tu,

solo tu.

Agosto

El daño que te hicieron de pequeños justifica tu vida?

Justifica el daño de una vida de dolor, de la falta de amor, seguridad y apoyo, justifica tu forma de ser, mantener la dureza, coraza, para esconder el dolor injustificado y a la vez dañar a los que te rodean??

Demostrar, esforzarse en ser fuerte y duro para con los demas, para “enseñar’ que esa coraza nos salvará.

Salvarnos por fuera.

Sufrir por dentro, llorar en privado, vivir sin amor, en miseria.

Pero demostrar hasta donde has llegado, o quien eres…

Vidas , imágenes de vidas y dolor. Dolor por un pasado que se fue y no se arreglara. Un presente duro y cruel, , que se fue convirtiendo en una huida futura.

Vidas dañadas por la falta de amor… el que no te dieron, y el que no supiste dar.

El perdón al pasado y a uno mismo por no saberlo hacerlo mejor.

Llorar por lo que no fue, para que limpiarse un presente nuevo, brillante de oportunidad de empezar a aprender..

https://www.europapress.es/cultura/critica-00656/noticia-critica-agosto-meryl-streep-vs-julia-roberts-20140110141746.html

Hoy me toco de lleno….

Partes.

Su llegada me fastidió, desde luego mi madre no la anunció. Las madre de entonces, no anunciaban que van a tener hijo cómo mucho te decían que te traía un hermano, cómo si ya estubiese encargado y fuese un regalo inesperado.

A mí me fastidió, mucho, y aun asi entendí que no era culpa de ella, que no habia elegido, porque si desde luego lo hubiese hecho, no sabia donde se metía.

La quise querer, y cuidar, y enseñar y proteger.. Yo que era una niña.

Todos, todos, tenemos nuestros propios personalidad desde nuestra llegada. Y cada uno, aun sin ser capaz de entender, vamos forjando nuestra propia historia, con pequeñas decisiones, forma de actuar y sentimientos que nos llevan a ese “ser”.

La parte facil, es culpar al exterior, la dificil, es aceptar tus decisiones, tus acciones, tus palabras y tus porque…y si no eres capaz de ello, intentarlo ya es un buen principio.

Que no todos tenemos caminos fáciles, pero el simple hecho de vivir estos ” momentos” donde las posibilidades son casi infinitas para muchos de nosotros, ya es un buen principio para un intento.

Solo cada cual ha de tomar su decisión.

De acuerdo a su verdad, la interior.

Mientes?

Mentiras, todas, grandes, pequeñas, silenciosas, piadosas, secretas y totalmente divulgadas.
En nuestra sociedad es aceptada una parte de esas mentiras, las piadosas, necesarias para conseguir una meta, o las no totalmente mentiras.
El problema que suscitan, no es su uso, sino el descubrir evidentemente al mentiroso. En el momento, o con sigilo, buscando poco a poco la red que teje esas mentiras.
En algunos casos, seria una gran red imposible de recoger, en otros casos, como aceptamos esas mentirijillas no serian ni en cuenta las pequeñeces.
Supongo que todos, todos, mentimos, a según que nivel y con que necesidad. Ante la familia, cuando toca fregar los platos y estas muy, muy ocupad@. O ante la empresa cuando estas muy enfermo para ir a trabajar. Ante esa oportunidad de algo mas, o un me es imposible.
Quizás el problema es el limite, cuando la mentira se usa para manipular,constantemente una realidad. A conciencia y con deliberación.
Es uso normalizado de la publicidad, donde todos entendemos que nos mienten y aceptamos como normalidad esa mentira…Véase la hamburguesa de alguna cadena de comida rápida…lloraríamos por verla en realidad.
Sobreentendemos, cuando los bancos nos regalan a cambio de nuestro propio dinero, que nos están quitando, aun cuando ante el regalo saltamos de alegría. Y como no, en la religión que nos pide FE.. ante lo invisible o plausible.
Claro esta que hay otras ciencias que también nos hacen creer en esa fe, al dibujarnos esquemas imposibles.
Para mi, y supongo que a otras personas estarán de acuerdo, la peor mentira es la familiar, la media verdad y la manipulación de las relaciones.
Que sin duda a estas alturas, ya también esta naturalizado el que muchos padres mienten, para tapar su querencias, emocionales, económicas, o sociales. Es normal hacerlo. Como es normal, dibujar tu propia historia con un mas bonito color, de acuerdo a lo que tu mismo ves, fuera.
Quizás después de todo y tras mi escrito y repasando la realidad, lo único que no he visto de verdad es la realidad inventada, la de mentira. Y mi “dolor” es por haber sido la engañada, o la que miente peor¿?
Presumo de mentir, poco, lo mínimo, no por valentía, sino por inconsciencia, o mala memoria.
Y acepto los dibujos de los otros, aun cuando ya te parecía que el color no era muy real.
A este nivel actual de hoy, se convierte en manipulación, dolor ajeno y sicopatia.
El problema en general es que un día, sin mas, se cae la red, se unen los puntos, y las mentirijillas, se convierten es porqués, o para qués. y los puntos dibujan un esquema repetitivo. Marcado con una flecha. hacia un mismo sitio, una y otra vez.
Eso produce dolor, decepción, engaño, traición, y tristeza.
Lo demás ya esta escrito, obras griegas.. dramas y películas.

Ciegos y tuertos.

Vivir en país de los ciegos no te hace rey.

Pero si te empuja a chocar con muchos de ellos.

Unas veces esquivas por el lado bueno, otras te los tragas por el ángulo muerto.

Y de ninguna de las dos formas sales íntegra.

Dependiendo del ánimo, eres capaz de acompañar una sonrisa….o echarte a llorar.

Triste. Es el estado natural que me acompaña, acompañada de nubarrones de ira.

A veces la suerte me acompaña y los ciegos pasean al sol. Eso te deja fría, pero libre, libre de saltar, gritar y imaginar un futuro imposible.

Algo que me vuelve a estado triste.

A veces cuando se desbandan,en el lugar quedandote quieta, te encuentras con algún tuert@ como yo, y si nos coincide el ángulo bueno, disfrutamos de conversaciones increíbles, tristes también , pero que con la compañía y el brazo de otr@ hasta te parecen divertidas y producen calor.

Y así pasa el tiempo, o la vida, o no pasa y sólo repetimos el acto de cara a la audiencia…quizás son los focos los que no me dejan ver..quizás.

Hacia dentro

Nuestra ritmo de vida gira entorno a nuestras obligaciones. Pocas veces tenemos tiempo suficiente para parar y reflexionar sobre nuestras propias vidas y lo que nos queremos para nosotros mismos.

Vamos eligiendo dentro de nuestras posibilidades, a veces conscientemente, a veces empujando hacia adelante.

¿Somos felices?

¿Cuantos paramos y nos lo preguntamos?

Quizás, cuando éramos más jóvenes nos imaginábamos como queríamos diseñar nuestra vida, o al menos sabíamos lo que era importante y queríamos para nuestro futuro.

¿Sucedió?

Quizás por mi vida movidita he tenido la obligación de repasar continuamente que opción quiero, o no. Evidentemente nadie tiene todas las opciones, salvo aquellos muy valientes y con facilidades. No quiero ser hipócrita y decir que todo es posible, porque no todo lo es. Pero desde luego la valentía es un punto importante.

Llevo toda mi vida repasando, debí haber vivido la crisis de cada edad, desde los 13.

Es una broma, que también refleja mi forma de ser. Un poco retorcida. O insistente, visto desde un lado más”bonito”.

Hoy la pregunta surgió, ¿eres feliz?.

Extrañamente respondí rápido y sinceramente. Ninguna señal de mi mente para recordarme, ! eh¡.

Soy feliz, feliz con mi vida a pesar de que no es la vida idílica que aparentemente ha de ser para ser mostrada. Soy feliz, aunque no tengo una vida idílica, y vivo momentos de dudas y de constantes “problemas normales”

No tengo que mostrar nada. No es así como funciona para mí. No necesito algunas de las representaciones de lo que te dicen que te dará felicidad.

Evidentemente que las cosas funcionen, que las deudas no te persigan y que tus hijos no lloren cada noche, también ayuda.

Pero sin duda lo más importante no han sido solo esas cosas.

Un trabajo continuo, la reflexión y el escucharte, no dejarte llevar por la facilidad de una sociedad que utiliza la imagen y el autocomplaciente capitalismo para decirte donde y qué es lo que quieres.

Esa misma que nos hacen infelices cuando no conseguimos esas metas idílicas de revistas o redes sociales.

Nos venden un cuento…y pierdes tu vida.

Así lo veo. Para mí.

Mi conversador no tubo suerte, su respuesta no fue la mía.. El creía, pensaba que.

Y esa realidad, le decía, lo difícil que era conseguir ese “imposible”, resultó, que cuando lo consiguió, acabo descubriendo que esa meta no era su felicidad.

Seguramente, quizás, aún no se ha dado cuenta, que el buscaba la felicidad fuera, cuando la búsqueda es hacia dentro.