30/12

Rodeada de personas que forman parte de mi vida, y que no entiendo.

Empiezo a pensar si la loca soy yo.

Personas que hacen y dicen de frente, pero dan la vuelta y te critican, ¿porque?,¿ para que?.

Ni idea, yo no los obligo, nada les empuja a hacer lo que no quieren.

Y te dicen cuanto te hechan de menos mientras ves su mirada por encima de tu hombro…y aún así, respiras y aceptas, sin entender.

Y las otras, que silencian sus expresiones, hieren y jamás aceptan su equivocación y cuando se lo reclamas, te escupen entonces sin pudor .

Incapaces de ver o sacar su interior, el porque de su acciones sin sentido y los sentimientos que le empujan..

Y así, imaginando algo que celebrar…o escupir..

O mandar a la mierda…

Por favor….

Recomenzar

El avanzar supone también ser capaz de observarte con imparcialidad. Y de un tiempo a esta parte, como por arte de magia mi propia revisión me hizo sentirme traidora. A mis creencia y lo que tanto predico, aunque solo para mí…

 Me descubro en mi propio repaso, y en un arranque de autosinceridad, de luz y un poquito de humildad soy capaz de confesar que esta pequeña mente mía siempre estuvo alerta, conspirando tras mi ego, autoengañando/me. Y sintiéndome muy profundamente feliz , a pesar de los intentos sinceros, de el dolor interior, de ser capaz de vislumbrar la compasión, el dolor.

 Hoy el ego me convirtió en traidora, querría anular está mente mía..Aún a sabiendas de que es un don, que me ayuda a vislumbrar todo lo que me rodea…