Papá

Anoche te pensaba, sin más, dispersaba ideas y venias tu.

Fue un olor lo que te trajo, manzanilla, apareció en mi memoria, sin saber porque. Esa que nos traías desde el campo, con un manojo atado con una cuerda, y tu sonrisa de orgullo, y satisfacción. Te encantaba traernos esas pequeñas cosas, incluso en tus bolsillos escondidas, quizás esos momentos felices no supimos valorarnos lo suficientemente.

La vida se luchaba en cada segundo ,casi sin tiempo a ver el porqué de cada que.

Bendita inocencia que tapaba la incongruencia de las realidades, duras, feas y crueles.

Vivir en un barrio “malo” nos hizo más fuertes, valientes y luchadores.

Todos los hijos a cierta edad creen que sus padres son idiotas, desfasados y que no entienden el mundo que ven .

El tiempo también nos devuelve ese golpe, y desde ese puesto ahora miro a mis hijos.

Cuánto desearía hoy en día que nos vieras, a todos, hijos y nietos. Podría decirte cuánto te hechamos de menos y como lo hicistes de bien.

Ayer recordaba esta fecha, sin saber que lo era hoy. He tenido que buscarlo para creer.

Recordaba tu cuerpo, ya sin ti, y tu gesto tranquilo, y tú pelo, ya crecido de nuevo, blanco y rizado que acaricé.

Han tenido que pasar estos años para quererte, y aprender. Y verte, en nosotros.

Para mí, tu recuerdo es esa imagen que guardo con amor, tú un pequeño niño, con cara inocente, junto a tu hermana, preciosa, con la inocencia en vuestros ojos , por siempre.

Anuncios

Amanece

A veces me acompaña una tristeza inmensa que no es mía.. Y aquí esta, acompañando mi día a dia. Lamentos olvidados, suspiros que debieron ser escondidos.

Tristeza que debió perseguir un mundo entero, heridas supurantes que ya no se sienten, dolor por fuerza olvidado, cuando el corazón se rompe ni las  lagrimas saladas cicatrizan las grandes heridas.

El pasado fué ayer, amaneció hoy, me persigue con su abrazo tiernamente, sus brazos fríos  sobre mis hombros, mi corazón encogido, cuanto dolor ya perdido, cuanto amor sin sentido.

Un océano no basta, cuanto olvido, los besos ya fríos, los ojos sin vida, la sonrisa convertida en un rictus permanente. Pobre tristeza que acompaña el alma mía, solo percibo su peso, sin calor, frío, sordo,  sin  sonido.

 

 

Recuerdos

Volver a nuestra tierra, emocionalmente ha sido como hacer un repaso por lo que ya creía pasado.

 Todo ha vuelto a la mente como si el hecho de vivir en otra comunidad lo hubiera ocultado.

No fue así, ni entiendo porque lo es ahora. Pero así es mi emocionario, va por libre.

Quizás haya tenido que​ ver​, el recuperar las voces, el clima, los ritmos.

Han pasado por mi diario las personas, lo ocurrido, con una nueva perspectiva, y otras emociones.

Curioso, rememorar y que nada sea lo que fue. Más aún cuando no es un acto premeditado.

Morir, para vivir.

El cansancio me persigue y aunque en realidad desearía hundir  mi cabeza en su regazo dejandomé llevar a cualquier lugar, me resisto. Intento continuar el ritmo “normal” y así me va.

Ayer tras” volar” como lo llama mi pareja, volví agotada de tanto sentimiento acumulado, descubriendo aquellos que no conocia, yo que creía haberme  rebozado por los mas bajos lodos, descubro mi suerte tras viajar de vida en vida.

Descubro y me descubro identificando a los míos, y  todo aquello que yo imaginaba de otra forma. Soy tan racional, tengo tanto que aprender..

Y sin embargo ayer “volé” muy, muy alto, me vi en otro, me represento tal cual yo me vislumbraba, esa era mi cara de boba, y sin embargo nadie  llega donde yo, y eso no me hace sentir vanidosa, sino especial, y la altura me dio energía, fuerza, potencia, y esa ayuda esencial para sentirme la mas fuerte del mundo, de este y del que sea.

En la noche cuando lo racional ya no existe mi amor propio  era mayor, un sentimiento cálido de amor propio de energía descubierta y de amor,calido y envolvente amor, a mi, a mi luchas, a mis perdidas, y mis inseguridades.

El inconsciente me repetía mil veces, yo, soy yo, que he luchado mil batallas, que he sobrevivido a mil enemigos, y vuelo, y se lo que es morir.lotus

Insconciencias

Nos estamos perdiendo todo lo bueno de la vida, intentando ser  lo suficientemente fuertes y duros para ella.

Lamentamos el dolor y la tristeza, pero no sabemos como evitarlos.

Se que esos miedos no soy yo, se que esas ideas no son mías. Y lamento vuestro dolor y miedo, pero os los devuelvo, no los quiero ni necesito.

Soy yo, soy fuerte, y soy capaz .

Recuerdos

Hoy es tu cumpleaños, no tengo claro si lo recordaría sino hubiese sido por la alarma que me salto ayer en el móvil. Y es que lo celebramos pocas peces, poquísimas. Y tampoco se porque. Creo recordar que ni tu estabas seguro de día era.

Son muchísimos los porqués que me ha perseguido siempre, y los silencios de esta familia a la que pertenezco y que me esta costando descubrir, que no conocer.

Eras el hijo pequeño y sin embargo nunca pude observar que fueses mas apreciado, como suele suceder a los pequeños. Una familia peculiar, a la que pertenezco, quizás por ello, también lo sea yo.

Descubrir, descubro hoy aun rasgos de esta familia y su miembros, y te descubro a ti.

No fue hasta que moristes que descubrí porque mama me llamaba casi cada día, acción que creía suya, y dejo de suceder, ya que eras tu el que preguntaba por mi y mi hijo cada día, y la hacías llamar a ella

Extraño, siempre creí que de los dos eras tu el que menos me querías. Y sin embargo existía esa preocupación de saber como estaba cada día y la petición de vernos.

Hemos sido una familia de poco amor, aunque sucede como todo, cada cual tendrá su versión.

Son pocos los momentos familiares en los que te recuerdo amoroso conmigo o alguno de mis hermanos. Se que eran otros tiempos, y nada importaba entonces el educar o amar a los hijos, el pensar que formabas personas, resultado de vuestros actos.

Vuestra infancia sin duda debió de ser mucho mas dura aun, cuando eras tan reacios a abrazar o besar esas personitas ávidas de vosotros y vuestro ejemplo.

Cuando pienso en ti, esas pocas buenas imágenes son las que vienen a mi mente, y doy gracias por ello, y esos gestos invisibles que no descubro hasta después de ti, aun incluso ahora con tantos años.

Hoy lamento tu vida dura,que solo imagino, y habría deseado poder cambiar.

Y rememoro uno de los buenos momentos que guardo.

Te recuerdo aquel día de verano, sentado en el patio de la casa de vecinos en la que ya solo quedábamos nosotros, gracias a lo cual se convirtió en nuestro castillo de juegos infantiles y tu reino. Allí estabas tu, sin camiseta, sentado en una silla baja de enea, con un vaso de vino y tomates con sal para acompañar. Nosotros jugábamos alrededor tuyo, riendo y gritando como suelen ser los niños.

En un momento deje mi juego para mirarte, allí, sentado, parecías feliz, distraído, sin que te molestásemos, y sonreías .

Ojala momentos como esos y esa mirada tuya hubiese estado mas presente en nuestros días.

Pero no fue.

Quiero pensarte con ella, y creer que sientes mi cariño, y mis deseos de felicidad, tu felicidad.

Feliz cumpleaños, papa.

que hay de nuevo viejo??'