Recuerdos

Volver a nuestra tierra, emocionalmente ha sido como hacer un repaso por lo que ya creía pasado.

 Todo ha vuelto a la mente como si el hecho de vivir en otra comunidad lo hubiera ocultado.

No fue así, ni entiendo porque lo es ahora. Pero así es mi emocionario, va por libre.

Quizás haya tenido que​ ver​, el recuperar las voces, el clima, los ritmos.

Han pasado por mi diario las personas, lo ocurrido, con una nueva perspectiva, y otras emociones.

Curioso, rememorar y que nada sea lo que fue. Más aún cuando no es un acto premeditado.

Morir, para vivir.

El cansancio me persigue y aunque en realidad desearía hundir  mi cabeza en su regazo dejandomé llevar a cualquier lugar, me resisto. Intento continuar el ritmo “normal” y así me va.

Ayer tras” volar” como lo llama mi pareja, volví agotada de tanto sentimiento acumulado, descubriendo aquellos que no conocia, yo que creía haberme  rebozado por los mas bajos lodos, descubro mi suerte tras viajar de vida en vida.

Descubro y me descubro identificando a los míos, y  todo aquello que yo imaginaba de otra forma. Soy tan racional, tengo tanto que aprender..

Y sin embargo ayer “volé” muy, muy alto, me vi en otro, me represento tal cual yo me vislumbraba, esa era mi cara de boba, y sin embargo nadie  llega donde yo, y eso no me hace sentir vanidosa, sino especial, y la altura me dio energía, fuerza, potencia, y esa ayuda esencial para sentirme la mas fuerte del mundo, de este y del que sea.

En la noche cuando lo racional ya no existe mi amor propio  era mayor, un sentimiento cálido de amor propio de energía descubierta y de amor,calido y envolvente amor, a mi, a mi luchas, a mis perdidas, y mis inseguridades.

El inconsciente me repetía mil veces, yo, soy yo, que he luchado mil batallas, que he sobrevivido a mil enemigos, y vuelo, y se lo que es morir.lotus

Insconciencias

Nos estamos perdiendo todo lo bueno de la vida, intentando ser  lo suficientemente fuertes y duros para ella.

Lamentamos el dolor y la tristeza, pero no sabemos como evitarlos.

Se que esos miedos no soy yo, se que esas ideas no son mías. Y lamento vuestro dolor y miedo, pero os los devuelvo, no los quiero ni necesito.

Soy yo, soy fuerte, y soy capaz .

Recuerdos

Hoy es tu cumpleaños, no tengo claro si lo recordaría sino hubiese sido por la alarma que me salto ayer en el móvil. Y es que lo celebramos pocas peces, poquísimas. Y tampoco se porque. Creo recordar que ni tu estabas seguro de día era.

Son muchísimos los porqués que me ha perseguido siempre, y los silencios de esta familia a la que pertenezco y que me esta costando descubrir, que no conocer.

Eras el hijo pequeño y sin embargo nunca pude observar que fueses mas apreciado, como suele suceder a los pequeños. Una familia peculiar, a la que pertenezco, quizás por ello, también lo sea yo.

Descubrir, descubro hoy aun rasgos de esta familia y su miembros, y te descubro a ti.

No fue hasta que moristes que descubrí porque mama me llamaba casi cada día, acción que creía suya, y dejo de suceder, ya que eras tu el que preguntaba por mi y mi hijo cada día, y la hacías llamar a ella

Extraño, siempre creí que de los dos eras tu el que menos me querías. Y sin embargo existía esa preocupación de saber como estaba cada día y la petición de vernos.

Hemos sido una familia de poco amor, aunque sucede como todo, cada cual tendrá su versión.

Son pocos los momentos familiares en los que te recuerdo amoroso conmigo o alguno de mis hermanos. Se que eran otros tiempos, y nada importaba entonces el educar o amar a los hijos, el pensar que formabas personas, resultado de vuestros actos.

Vuestra infancia sin duda debió de ser mucho mas dura aun, cuando eras tan reacios a abrazar o besar esas personitas ávidas de vosotros y vuestro ejemplo.

Cuando pienso en ti, esas pocas buenas imágenes son las que vienen a mi mente, y doy gracias por ello, y esos gestos invisibles que no descubro hasta después de ti, aun incluso ahora con tantos años.

Hoy lamento tu vida dura,que solo imagino, y habría deseado poder cambiar.

Y rememoro uno de los buenos momentos que guardo.

Te recuerdo aquel día de verano, sentado en el patio de la casa de vecinos en la que ya solo quedábamos nosotros, gracias a lo cual se convirtió en nuestro castillo de juegos infantiles y tu reino. Allí estabas tu, sin camiseta, sentado en una silla baja de enea, con un vaso de vino y tomates con sal para acompañar. Nosotros jugábamos alrededor tuyo, riendo y gritando como suelen ser los niños.

En un momento deje mi juego para mirarte, allí, sentado, parecías feliz, distraído, sin que te molestásemos, y sonreías .

Ojala momentos como esos y esa mirada tuya hubiese estado mas presente en nuestros días.

Pero no fue.

Quiero pensarte con ella, y creer que sientes mi cariño, y mis deseos de felicidad, tu felicidad.

Feliz cumpleaños, papa.

que hay de nuevo viejo??'

!ojala los deseos se cumpliesen¡

Desde hace unos días paladeo el sabor a últimos días de cole, cambio de rutinas, viajes veraniegos y el consabido estrés que todo ello produce.

Mañana mismo la peque se va de excursión fin de curso, a unos 15 días  aun de terminar, ensayos de banda, para  el ultimo concierto, y primera despedida, ayer.

Si hubo un tiempo en el que la tranquilidad me acompaño, hoy ya es solo un leve recuerdo.

Una llamada puede alterar toda la rutina, una nueva noticia o un fin esperado.

Me temo que ya asumo con naturalidad todos estos cambios, aunque no puedo evitar resoplar  para después coger aire.

Curioso cuando creía que ya todo estaba escrito y mí destino era el que vislumbraba.             Que lejano parece ahora.

Y pensar que entonces las opciones estuvieron siempre y no las vi.

Supongo que a todos no llega el día de ver, abrir los ojos y asumir que si no estas contenta con lo que te rodea has de hacer algo, y hacerlo tu.

Me parece increíble ahora haber vivido así, creyendo que hacia lo que debía y como debiera o en todo caso que no existía escapatoria a una historia sin mi control.

Que terrible cuando nos paralizamos y vemos la vida suceder, sin sentir el momento en tus manos, dejando escapar nuestras opciones sin verlas o sin ser capaz de mirar.

Aun más cuando no nos reconocemos en lo que somos, en el momento, o en nuestras vidas.

Hoy asumo que “alguien” nos contó la historia equivocada, esa en la que las cosas han de suceder por norma, y tú has de esperar algo que no llega. Y cuando te das cuenta de que no te gustan esas normas, o que lo que esperas en realidad nunca sucederá y solo seguías esperando porque creías que tenias que hacerlo, despiertas a una realidad que no conoces, en la que vives sin saber como llegaste a ella y aun peor sin entender porque.

Demasiada historia quizás para un fin de mes.

Si bien puedo alegrarme de que yo ya supere esa etapa, no quiero decir que ahora sea mas lista ni mejor que nadie, pero al menos creo que veo, lo que en un  país de ciegos me podría hacer reina, o no?

Estos recuerdos/pensamientos no vienen sino a cuento de historias  cercanas, que me recuerdan que también fui yo.

El presente, son días de cambios, esperando que nos traigan momentos de risas y sol, asumiendo  alguna despedida temporal, y con suerte  un viaje a conocer a una nueva vida por llegar, ¡ojala los deseos se cumpliesen¡

Sino, seguiremos intentando vivir.

avanzadilla semana santa

Días de añoranzas y sentimientos encontrados. Lo cotidiano ya es lo bastante complicado como para añadir más, así que me (intento) mantengo serena.
Con planes de escapada a medio frustrar, y la traza de unos días sin saber bien en que ubicarnos.
Desde luego esta no es la semana santa que ninguno de los dos guardamos en la memoria, y la perspectiva no es guardar la tradición, ya que nos sentimos desubicados.
Así que estoy a medio plan de suspender mis días libres o de inventar planes nuevos, sean los que sean.
Como siempre lo económico no acompaña, por lo que la imaginación siempre esta al limite de inventiva de escapadas a nuestro nivel. Sobre eso podría escribir todo un libro de cabecera en el que incluir findes de cine a tres euros y tortillas de patatas en ruinas romanas.
Me hacer sonreír el imaginar si al final todo servirá de algo, y algún día mis hijos descubrirán el truco de estas escapadas con mucho ánimo y poca economía, con el google a cuestas para llegar sabiéndolo todo.
Aunque confieso que otras veces me da tristeza no poder ofrecerles todo ese mundo que parece estar a disposición de otros, y al que por mucho que trabajemos no llegaremos nunca.
Este pensamiento me trae a la memoria a mi padre, siempre preocupado por sus cobros, la llegada de la nomina y su cuantía, siempre por si todo estaba bien y siempre sin poder llegar.
Se cambiaron los papeles, mi innovación, mas sonrisa y picnic, no se puede decir que haya avanzado mucho.