Documentación

Donde desaparecen los días que se pierden.

Donde se guardan los deseos almacenados a espera de momentos mejores.

Donde se archivan esos momentos para olvidar.

Una vida  llena de instantes  en un milisegundos desear desaparecer como trastos olvidados nunca recordados.

Archiva, ordena, guarda, recuerda

Anuncios

Ilusiones

Desde que recuerdo  me he preguntado todo, he mirado todo con ojos extraños, y no he dado por sentado nada. Esto puede ser un don, o una maldición.

Creo pasar por las dos partes continuamente.

Miraba a los míos, y sus relaciones, sus gestos y lo que no decían tanto como lo que decian.

Veía las contradicciones de mi pequeño mundo, rodeado de mayores extraños con comportamientos extraños.

Recuerdo mucho sus gestos, sus cuitas por no enseñar, no demostrar y que los demás no supiesen. Ya me resultaban extrañas, y el tiempo me demostró que normalmente siempre se sabe mas de los demas de lo que ellos  mismos creen.

Las historias siempre me gustaron, fui una niña solitaria que leía cuando nadie lo hacia, y que preguntaba, cuando no se debía.

Siempre buscaba  el momento, o eso creía, y a veces mis intentos conseguían respuestas. Asi fue como mi madre poco a poco nos fué contado su extraña historia, y entendí porque no eramos iguales que los demás, también entendí ya por entonces que había mas que descubrir.

Asi que eramos una extraña familia sin abuelos, sin visitas de tíos, y con frías relaciones.

Habían cosas que sucedían sin niños, o de las que se nos apartaban. Y así, en una inesperada visita, conocí a mi abuela, la que no existía, y de la que su gesto y cara aun guardo el recuerdo. No se porque fué tan impactante para mi, no nos hablo, y casi si la pudimos ver. desapareció tal como llego, y solo mi atrevimiento e insistencia  hizo que la volviésemos a ver. Mi hermano guarda de esa visita un recuerdo de lo que no sucedió, justo hace unos días hablamos de ella, y lo descubrimos juntos. Yo debía tener entonces menos de  diez años, y el es dos años menor que yo.

En mi cabeza, ella, mi abuela añorada, me reconocía, tal como yo guardaba su imagen en mi mente, y me abrazaba y decia todas esas cosas que las abuelas debian decir a sus nietos.

No sucedió, en esa visita, ella tampoco nos vio, y aun menos entonces nos  reconoció, asi que nos tomo por unos niños cualquiera y eso ya desmoronó mi ilusión al momento, por lo que ya  solo cruce con ella unas palabras.

Yo no tenia la edad, ella no sabia quien era.

Y seguí con mis búsquedas sin historia, o con medias historias sin confirmar.

Las preguntas se han repetido, y a veces las respuestas son iguales a veces no. La historia difícilmente se sujeta, pero no tengo con que cambiar esas sujeciones.

Me he cansado de preguntar, he vuelto, y lo he dejado. Sufro, me ilusiono, creo y borro.

Siento que se acaba el tiempo de preguntar, porque quienes pudieron saber son ya mayores, pocos quieren hablar, y ni siquiera se por donde comenzar.

Conseguí partidas de defunción, de nacimiento y nombres, pero solo son papeles. sin ojos, sin manos, sin voz.

Invento historias, y vuelan con el viento.

El abuelo, fué a la guerra con el bando republicano, y a la cárcel, y hasta esta dentro de una causa con numero. Su vida reducida a unos renglones. La abuela tenia un segundo nombre, de flor, Rosa, y sus padres no sabían escribir, llegaron desde Almeria, desde un pueblo que parece no existir ya.

Y yo llevo una semana soñando con la guerra, con el hambre, con las lagrimas calladas y viendo, leyendo a mi país pelear por musulmanes, muertos, culpables, gobierno, políticos , catalán.

 

 

 

 

 

 

 

Quién

Un buen día te descubres sin saber quién eres.

 Se te desgasto la vida en vanos intentos. Quisisteis creer que tu sueño era el que​ te contaban  los que rodeaban.. y dejastes de ser la protagonista de tu propia historia. 

 Soñastes sus sueños y luchastes sus batallas, desgastando tu energía y llenando tu agujeros con desilusión y desanimos por no ser capaz de encontrar la que creías era la felicidad en los sueños de otros.

El espejo hoy te devuelve la imagen de unos ojos desconocidos..Te buscas en el fondo de sus reflejos y en lo profundo de su historia. Y no sabes quién eres. Quien es tu personaje y cuáles son sus anhelos. Ahora cansada de pelear por batallas perdida no encuentras porque luchar.

Buscas el tu fondo que quedó vacío. Y allí sola, queda la niña que no creció. La que se vistió con la capa del color que​ cada cual pedía, la que ensanchó sus hombros para parecer el héroe que la ocasión pedía.

Escondida, abrumada y temerosa de alzar su voz. Olvidados los sueños y cansados los brazos. Con unos ojos sabios de tanto como vio.. 

 

Esta en ti

Cuando amamos lo hacemos tal como creemos que es el amor, fiel reflejo de ideas y vivencias que han ido formando nuestro ideal imaginario, muy lejano a lo que en realidad es amar.

Películas románticas, frases hechas y hasta revistas nos rellenan  la mente de cualidades e ideales para el otro.  Siempre el otro.

Las relaciones de nuestros padres, vistas desde nuestros ojos de niños, nos marcan la balanza de el dar y recibir en pareja.

 Y a veces, como niños, esperamos esa escena de película, ese momento de protección o la frase perfecta.

Y no llegan.

Somos dos mundos de carencias, reales o imaginarias, que se unen,por medio de sentimientos indescifrables, química cuántica o reconocimiento del uno en el otro. Para buscar. Encontrar. O esperar, que el equilibrio aparezca.

Estaría bien que sucediese. Pero suele suceder, sin embargo, que lo que buscas has de encontrarlo tu, las carencias has de completarlas o descubrirlas  y que todo lo que esperas has de darlo.

 Las energías se balancean..si uno busca quizás el otro se pierda, si uno exige, quizás el otro se incline a dar menos, un juego de equilibrio, difícil de reglar. Tal vez una lucha de egos, tal vez un vacío lleno de necesidad, silencios que gritan, o palabras vacías.

Los sentimientos nos engañan. Nos cuentan lo tristes que estamos, cuánto sufrimos, como no nos valoran y cuánto nos merecemos.

Exactamente igual que al otro. 

Y nos convertimos en seres más y más complicados, cada vez entendiendonos menos y protegiéndonos más, armaduras, lanzas y espada, para pinchar al otro mientras yo sufro. Esperando que me vea, sufriendo y no solo sienta/ reacione a mi golpe.

Una lucha que nos puede acompañar hasta la tumba, enarbolando la bandera de una vida como sufridor profesional. O triste abandonado. Los papeles son muchos, a elegir.

Dentro de la elección, tambien se puede intentar elegir el ver, ver al otro, con su propio dolor, sus vacíos, sus carencias y comprender.

No andar su camino. Ni empujar .

 Contemplarnos con amor, aceptar sin sufrir, y aprender. Aunque solo sea por el placer de reconocer que eso que les pasa a otros, también está en ti.

 

  

 

Ideas sin sentido

Odio la Navidad, cuanta gente también odia la Navidad?? 

Es algo que me ocurre desde pequeña, no tengo la escusa de las sillas vacías, ni la memoria.. 

Mi cumpleaños es en Navidad, no odio mi cumpleaños, pero está en medio de esto…Y solo un día es poco espacio para despejar.

No me gustan los buenos deseos, las muy felices, ni en compañía de.

Los repasos del año que sea, ni los deseos y planes para el otro.

No tengo un recuerdo de un muy feliz Navidad, ni mi familia ha sido especialmente alegre o familiar en esas fechas. 

  Me encanta ver a los míos…Pero odio la parafernalia, más aún cuando los abrazos no son sinceros y las sonrisas solo muestran dientes. 

  No nos engañamos nadie, todos nos reconocemos y aún así…Dientes, dientes. 

 Deben ser los años que no acabo de celebrar a gusto que  me vuelven irritable…

Pero sigo odiando la Navidad.

Salvadonos

superman-lois625

Una amiga me dijo hace tiempo que el mundo se componía de victimas y verdugos. Y yo daba el perfil de victima. Entonces me ofendió, no era lo que quería ser, ni hacer con mi vida.

Para mi el mundo esta compuesto por muchas mas imágenes que las victimas y los verdugos, una de la que últimamente me veo rodeada son los salvadores..

Esas personas que creen y predican que tienen la verdad, la respuesta y el como de cada cosa, especialmente de la vida de los demás. Porque creen que son las únicas que piensan con la suficiente claridad, que son capaces de ver la totalidad de cada problema, eso si, de todos los demás.

Poseen un extraño ímpetu o energía que derrochan predicando sobre los  males  y las soluciones según su propia visión de como arreglarlos. Derrochan  sus palabras e ideas intentando encauzar las vidas de todos, por el bien de ellos mismos, y en un arrebato de bienquerer, que claro esta, se ve frustrado una y otra vez, por es@s que lejos de escucharlos, se empeñan en volver a equivocarse una y otra vez, decidiendo cada quien en su propia vida.

Estas personas observan la vida sintiéndose atacados, cada día, por cada decisión equivocada que observan en los demás. Independientemente de si esa decision le afecta directamente o no.

Sintiéndose desvalorizados por sus esfuerzos continuos preocupándose por los demás. Preocupación que nadie les pide, pero como buenos salvadores no pueden evitar. Ya que según su propias visiones podrían solucionar todo, si todos siguiéramos sus pautas y consejos.

Es dificil escapar de alguien así, mas difícil aun demostrarles que cada quien ha de hacerse responsable de sus propios errores y esos errores no hacen ser quien somos y marcan nuestras vidas, para ello.

Poseedores de la verdad, no entiende que hay mas verdades que las suyas, que cada quien aprende de distinta forma, y quien no aprende nunca, y que aun así, tiene derecho a seguir equivocándose.

Normalmente este tipo de persona, que solo ve hacia fuera, y solo arregla la vida de los demás, no entiende, ni piensa en  lo difícil que hace la vida a quienes los rodea, emitiendo sus juicios continuos de como han de ser los demas, de que es lo que tienen que hacer y como .

Por lo cual su propia vida es un sube y baja de emociones, dependiendo siempre de los demás y sus acciones, y sin ver que su vida, regida bajo su propios juicios, aleja a todos  de ellos.

Porque sus equivocaciones, como suyas, son perdonadas o minimizadas, ya que ella es la que piensa y reflexiona, y es capaz de arrepentirse y pedir perdón, y sus ideas y reflexiones son mas justos y cargados de verdad que los de los otros que no saben, ni ven como ellos.

Asi al final, el verdugo, sin saberlo se convierte en victima. Victima de si misma, de sus ideas, de su rigidez y se lo que provoca alrededor  suyo, un lugar desierto en que pocos aguantan el día a dia.