caminando

No hace mucho mi hijo durante la comida me cuestiono, como era posible que los mayores enseñásemos a los niños todo el tiempo que mentir es malo, y que no se debe mentir, cuado después los mayores lo hacemos todo el tiempo y es lo normal en la vida.
En primer momento me quede sin palabras, y reaccione explicándole que los mayores debíamos instruir a los niños, y guiar en valores para cuando sean mayores, y después cada uno ha de hacer lo que mas de acuerdo con su conciencia este.
Medio se dio por vencido, pero su gesto y mirada me dijeron que no lo convencí.
Hoy me ha venido este momento a mi cabeza, y una simple reflexión, muchas madres no debieron de hacer su trabajo, cuando tenemos la sociedad que tenemos y nos maneja un mercado llamado de valores

Anuncios