Morir, para vivir.

El cansancio me persigue y aunque en realidad desearía hundir  mi cabeza en su regazo dejandomé llevar a cualquier lugar, me resisto. Intento continuar el ritmo “normal” y así me va.

Ayer tras” volar” como lo llama mi pareja, volví agotada de tanto sentimiento acumulado, descubriendo aquellos que no conocia, yo que creía haberme  rebozado por los mas bajos lodos, descubro mi suerte tras viajar de vida en vida.

Descubro y me descubro identificando a los míos, y  todo aquello que yo imaginaba de otra forma. Soy tan racional, tengo tanto que aprender..

Y sin embargo ayer “volé” muy, muy alto, me vi en otro, me represento tal cual yo me vislumbraba, esa era mi cara de boba, y sin embargo nadie  llega donde yo, y eso no me hace sentir vanidosa, sino especial, y la altura me dio energía, fuerza, potencia, y esa ayuda esencial para sentirme la mas fuerte del mundo, de este y del que sea.

En la noche cuando lo racional ya no existe mi amor propio  era mayor, un sentimiento cálido de amor propio de energía descubierta y de amor,calido y envolvente amor, a mi, a mi luchas, a mis perdidas, y mis inseguridades.

El inconsciente me repetía mil veces, yo, soy yo, que he luchado mil batallas, que he sobrevivido a mil enemigos, y vuelo, y se lo que es morir.lotus

Poesía para vivir

Walking Around

de Pablo Neruda

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar la muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
Ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega de muertos,
aterido, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de verguenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.