El bosque

Normalmente es el bosque el que  impide ver los arboles, para todos, perdidos en la búsqueda de nuestra identidad, cada momento.

Eso nos da la  facilidad de ver a los demás mientras no puedes  entenderte a ti misma..             Uno de mis mayores deseos, en estas circunstancias, es el intentar ser capaz de ver desde fuera mi habitual resolución.

Dificilmente lo consigo, por que me es imposible separar sentimientos  de acontecimientos.

Eso si, cuando surge ese instante, es ese clic, se visualiza ese trocito, pieza del puzzle,  aunque solo  sea es, una pieza.

Y se te queda cara tonta, porque sientes que esa pequeña luz te esta mostrando una realidad, la quieres o no, otra parte, y  es que esa pieza sirve para entender el contexto, el porque ,o para que. Asi  que, la ilusión, otorga otra sensación, de perdida, de decepción, por todo lo que queda por ver, por lo que aun te queda por saber y por montar.

Estas son partes de piezas…Llegue a mi nueva residencia, en marzo, y poco después llego documentos que me contarón que mi familia, la que jamas habíamos conocido eran habitantes de estas tierras. Jamas, nadie, lo sabia, y llegamos aquí por, “casualidad”.               En marzo llegamos, justo el mes de mi procreación, por lo cual, al final de este año, como siempre cumpliré años, y nueve meses en esta tierra…

12604_la_sombra_no_existe

 

 

 

 

Anuncios

Documentación

Donde desaparecen los días que se pierden.

Donde se guardan los deseos almacenados a espera de momentos mejores.

Donde se archivan esos momentos para olvidar.

Una vida  llena de instantes  en un milisegundos desear desaparecer como trastos olvidados nunca recordados.

Archiva, ordena, guarda, recuerda

Amanece

A veces me acompaña una tristeza inmensa que no es mía.. Y aquí esta, acompañando mi día a dia. Lamentos olvidados, suspiros que debieron ser escondidos.

Tristeza que debió perseguir un mundo entero, heridas supurantes que ya no se sienten, dolor por fuerza olvidado, cuando el corazón se rompe ni las  lagrimas saladas cicatrizan las grandes heridas.

El pasado fué ayer, amaneció hoy, me persigue con su abrazo tiernamente, sus brazos fríos  sobre mis hombros, mi corazón encogido, cuanto dolor ya perdido, cuanto amor sin sentido.

Un océano no basta, cuanto olvido, los besos ya fríos, los ojos sin vida, la sonrisa convertida en un rictus permanente. Pobre tristeza que acompaña el alma mía, solo percibo su peso, sin calor, frío, sordo,  sin  sonido.

 

 

Veo, veo

Quizas sean las crisis las que empujan para bien o mal a cada quien.

La crisis de mi país cumple..buf, ni sé. Las mias, comenzaron con mi vida.

Al final me haré la mejor representante de esa filosofía japonesa, que sabe ver los lados de una misma palabra.

Quizas mis ultima crisis acompaña mi próximo ciclo, aunque como liante ando cambiando ciclos, vidas, vidas, y mudanzas así que diré que es  un seguir.

Me repaso, cambio lo visto y ahora hasta me hastío, harta, de mi.

Una nueva opción de lo mismo, cansada de buscar opciones y colores, acabaré siendo la que no se ha atrevido hasta ahora, ¿o acaso he ido mintiendome?

Bah, quizas sea mas de lo mismo, quizas un nuevo atrevimiento..veo, veo

Mi, mio

Pues esto, este es mi blog, y esto es lo que escribo, no me parezco a nadie, ni quisiera. Me cansa el escribir intentando no ofender a nadie, o usar las palabras exactas. Prefiero ser odiada por lo que digo que ser alabada por los que en realidad no les importo.

Me autoborro una y otra vez por no escribir  mis locuras, por no escandalizar a los que en realidad no tienen otra posibilidad de ver mas allá de sus impertineces narices..

Pequeñas  mentes cerradas en mundos de complacecia..

Ilusiones

Desde que recuerdo  me he preguntado todo, he mirado todo con ojos extraños, y no he dado por sentado nada. Esto puede ser un don, o una maldición.

Creo pasar por las dos partes continuamente.

Miraba a los míos, y sus relaciones, sus gestos y lo que no decían tanto como lo que decian.

Veía las contradicciones de mi pequeño mundo, rodeado de mayores extraños con comportamientos extraños.

Recuerdo mucho sus gestos, sus cuitas por no enseñar, no demostrar y que los demás no supiesen. Ya me resultaban extrañas, y el tiempo me demostró que normalmente siempre se sabe mas de los demas de lo que ellos  mismos creen.

Las historias siempre me gustaron, fui una niña solitaria que leía cuando nadie lo hacia, y que preguntaba, cuando no se debía.

Siempre buscaba  el momento, o eso creía, y a veces mis intentos conseguían respuestas. Asi fue como mi madre poco a poco nos fué contado su extraña historia, y entendí porque no eramos iguales que los demás, también entendí ya por entonces que había mas que descubrir.

Asi que eramos una extraña familia sin abuelos, sin visitas de tíos, y con frías relaciones.

Habían cosas que sucedían sin niños, o de las que se nos apartaban. Y así, en una inesperada visita, conocí a mi abuela, la que no existía, y de la que su gesto y cara aun guardo el recuerdo. No se porque fué tan impactante para mi, no nos hablo, y casi si la pudimos ver. desapareció tal como llego, y solo mi atrevimiento e insistencia  hizo que la volviésemos a ver. Mi hermano guarda de esa visita un recuerdo de lo que no sucedió, justo hace unos días hablamos de ella, y lo descubrimos juntos. Yo debía tener entonces menos de  diez años, y el es dos años menor que yo.

En mi cabeza, ella, mi abuela añorada, me reconocía, tal como yo guardaba su imagen en mi mente, y me abrazaba y decia todas esas cosas que las abuelas debian decir a sus nietos.

No sucedió, en esa visita, ella tampoco nos vio, y aun menos entonces nos  reconoció, asi que nos tomo por unos niños cualquiera y eso ya desmoronó mi ilusión al momento, por lo que ya  solo cruce con ella unas palabras.

Yo no tenia la edad, ella no sabia quien era.

Y seguí con mis búsquedas sin historia, o con medias historias sin confirmar.

Las preguntas se han repetido, y a veces las respuestas son iguales a veces no. La historia difícilmente se sujeta, pero no tengo con que cambiar esas sujeciones.

Me he cansado de preguntar, he vuelto, y lo he dejado. Sufro, me ilusiono, creo y borro.

Siento que se acaba el tiempo de preguntar, porque quienes pudieron saber son ya mayores, pocos quieren hablar, y ni siquiera se por donde comenzar.

Conseguí partidas de defunción, de nacimiento y nombres, pero solo son papeles. sin ojos, sin manos, sin voz.

Invento historias, y vuelan con el viento.

El abuelo, fué a la guerra con el bando republicano, y a la cárcel, y hasta esta dentro de una causa con numero. Su vida reducida a unos renglones. La abuela tenia un segundo nombre, de flor, Rosa, y sus padres no sabían escribir, llegaron desde Almeria, desde un pueblo que parece no existir ya.

Y yo llevo una semana soñando con la guerra, con el hambre, con las lagrimas calladas y viendo, leyendo a mi país pelear por musulmanes, muertos, culpables, gobierno, políticos , catalán.