Ideas sueltas

Vivimos una era de miedo, o lo hemos vivido siempre? El bienestar que nos dibujan lo has vivido? Eres de los que buscan billetes de avión para paises exóticos, o disfruta de segundas viviendas, o el coche nuevo? Fiestas, celebraciones y noches eternas?? Compartir con amigos y hacer planes del verano?

O como yo, y mi círculo, difícilmente llegas a fin de mes, te planteas ahorrar y no sabes ni como, o ya eres feliz porque pudiste pagar ese recibo pendiente??

Mis padres jamás se fueron de vacaciones. Y yo misma no la he tenido»pagadas» hasta los 40.

Me sentía más lista que ellos, más libre, mejor.

Y vivo atada a hipoteca a 30 años, (por seguridad y economía) pagos obligatorios, y sueldos mediocres. He conseguido durante un tiempo trabajar en lo que quería, y con un sueldo respetable, fuera de mi ciudad y la que era mi vida.

Desde los 14 trabaje en lo que salía, limpieza de casas, cuidado niños, empresas de comida, talleres de confección y lo que tocase.

Actualmente no podre jubilarme, cotizando, ni trabajando los años que me quedan. Contando que fuese a tiempo completo. Y mi físico ya no me acompaña a la jornada laboral.

Y , quizás todo eso me hace buscar, mi insatisfacción, mis «soluciones» y lo que decidí que ya no puedo cambiar.

Baldas vacías, precios que no puedo permitirme y ingenios para salvar mi día a día.

Imaginar lo bueno, no dejar que lo de fuera se quede en tu cabeza. Y disfrutar, lo pequeño.

A veces imagino si mis hijos verán las «cosas» con otra versión. La versión de padres trabajando siempre y con locos horarios. A veces sin poder verlos o peor sin emocionalmente estar.

Enfadados, con la carga, de hogar, querer y poder. Haciendo malabares para conseguir o maquillar realidad.

Y sin tiempo para lo que quiero, lo que me gusta, y lo que sueño.

No se si es de locos salir del sistema, o es el sistema el que está loco.

Tal vez se trata de valientes y ciegos.

Se que no quiero para mis hijos lo que creía que era el sueño de buen-vivir. La seguridad engañosa y la tranquilidad futura que nunca llega.

Un comentario en “Ideas sueltas”

  1. Me imagino que esa sensación es la que se tiene cuando se ha superado un punto en el que se deja de pensar en lo que nos traerá el futuro y nos quedamos pensando lo que fue el pasado para llegar a la conclusión de que todo ese pasado fue en otro momento un futuro en el que ahora nos damos cuenta de que no ocurrieron muchas de las cosas que hubieramos deseado que pasasen. Al pasar ese punto dejamos de pensar en el futuro pues sabemos que es improbable que nos sorprenda gratamente y que en el mejor de los casos lo único que podemos hacer es dejar que llegue y dejarlo pasar. Siento no servir para subir la moral, como mucho podemos aplicar el consuelo de los tontos… que es mal de muchos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: