Tiritas y sueños 

No te puedes imaginar la de noches que abrazo a mi almohada imaginando que arreglo historias rotas. La de veces que con la luz apagada, contempló las heridas tapadas. Sueño con tiritas que arreglen almas, y sufro por las corazas forjadas.

 Contemplo en la oscuridad también las mías, cual gato herido, las puedo ver una a una y sus batallas. 

 Recuerdo cada instante , y su derrota, cada hundimiento y su duro reflote.

 Aún siento el dolor que me hizo desear ser una roca.

   Y las lágrimas acompañan en silencio, mi dolor, tu dolor y el de los que contemplo. 

 Difícil consuelo, cuando afrentamos heridas como duelos, y nos sentimos víctima de este extraño mundo. 

  Poco antes de dormir, puedo vernos relumbrar, como los seres puros que somos por dentro, sin dolor, sin heridas, sin tiritas que escondan vacíos. 

Con suerte el brillo me llevará al sueño, entre la tristeza y el consuelo.

Entre las lágrimas y una gran sonrisa. 

Una vez quise creerme roca, hay noches que desearía no ver, con los ojos cerrados. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s