caminar entre las estrellas

Después de probar el sabor del infinito, la normalidad ha sido un duro golpe.
Fue un día difícil de conseguir, demostrando cuan firme era mi decisión. Casualidad, causalidad se aliaron contra mi, contra mi intento, y caminé por el sendero que no existe, ese que no se ve hasta que estas en el.
Las expectativas escondidas ante lo que no puedes medir, y las incertidumbres se convirtieron en verdad. Y la magia existió.
Por unas horas se paro el reloj de la vida y el destino. El pasado y el presente caminaron de la mano. Y lo que creías saber desapareció ante lo que no entendiste.
Mi entendimiento quedo tan aturdido que los caminos conocidos desaparecieron y los hilos invisibles brillaron convirtiéndose en senderos brillantes iluminados por gotas de rocio.
Todo mi cuerpo cansado emitía alegría por la certidumbre vivida. Habría sido capaz de no dormir jamás a cambio de no perder ese estado, pero mi cuerpo terrenal sucumbió al cansancio, con la magia en mis pupilas. Con mi mente rebosante, con el amor rodeándome. No hubo sueño, porque estaba en el.
Y ahora la normalidad me parece cruel castigo. Busco el brillo en los ojos. Me alimento de el,de las risas, de abrazos, cual adicto en desintoxicación.
Ya solo pienso en ese instante. En la magia. En no ser yo y verme. O en ser tu y encontrar el camino de verte.

Anuncios

One thought on “caminar entre las estrellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s