Impotencia

Ver el toro desde la barrera sin duda es más seguro que torear. Aunque a veces con según que, no te queda mas que alejarte, quedarte en la sombra y esperar.
Aunque parece fácil, es duro ver como los que quieres no ven lo que les rodea, lo que les atrapa o su propia vida.
También yo he estado atrapada, durante bastante tiempo, y tampoco veía, por eso lo entiendo.
Siempre crees que todo puede cambiar, quizás mañana o el mes que viene, y vas dejando pasar los momentos, pensando/ deseando que lleguen mejores.
Si de algo me ha servido todo eso es para valorar que mañana es hoy, que todo tiene arreglo si se empieza de nuevo, así como las interminables bufandas que comencé mil veces y deshacía después.
Cuantas veces ha visto deshacer una prenda porque estaba mal, justo yo que he trabajado cosiendo toda mi vida.
Pues a veces esas cosas tan básicas, se nos olvidan, y pensamos que podemos unir, y aun peor mantener a toda costa juntos agua y aceite.
Cuando nos convertimos en madres, comenzamos a reconciliarnos con las nuestras, comprendiendo todo aquello que nos pareció errores que jamás nosotros cometeríamos.
Sigo intentando no cometerlos, pero hoy siendo capaz aunque solo sea por un momento de meterme en los zapatos de otros, comprendo.
A veces ante tanto sufrimiento de los que quieres, quisieras gritarles que abran los ojos, que no sean tontos, y que vean sin miedo.
Se, que seria gritar al viento, pero la impotencia es enorme.
Siento el sufrimiento, aunque nada pueda hacer.

Anuncios

4 thoughts on “Impotencia

  1. Totalmente de acuerdo contigo Fernan, lo has escrito tan tan bien. Yo también sufro viendo a los demás sufriendo. No me gusta que nadie sufra, ni siquiera el toro. No me gusta ver sufrir a mi mamá por culpa mia.
    Y yo aunque aun no soy madre, entiendo tan bien las enseñanzas tan duras que tuvo conmigo, porque yo era como un caballo desbocado.
    Fernan sabias y preciosas palabras has escrito. Un enorme abrazo.

    Me gusta

  2. Es muy grande el sufrimiento cuando se trata de ver que lo mas importante de tu vida, tus hijos, van directos al error.
    Quieres dejarles q se equivoquen porque forma parte de su maduración, pero es duro, muy duro, Y mas sabiendo q las consecuencias tb pueden provocar dolor
    De cualquier forma, da igual, siempre da igual, porque nunca escuchan..

    Me gusta

  3. Todos nos equivocamos y nadie escarmienta en cabeza ajena; eso es así de simple Fernan; no podrás impedir que los demás den patinazos en la vida. Es más, ellos están en su derecho a equivocarse, aunque sea doloroso. No hay peor ciego que el que no quiere ver la tormenta que se le avecina. Todos hemos sufrido por los seres queridos que se han pegado el trompazo por decisiones que nosotros veíamos equivocadas. A veces los árboles no nos dejan ver el bosque. Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s