leer, vivir, leer

Hasta hace dos días, yacía embelesada por los sabores de La casa de los amores imposibles, intentando acariciar el sabor de sus bollos de canela, pero sintiendo su aroma en mi nariz. Paseando por su jardín lleno de margaritas, y viendo el reflejo de mis ojos en los ojos azules profundos de Olvido.
Desde ayer paseo por esta mi Navarra y su historia, una compañera me recomendó un libro, El agote, de Gaizka Arostegi Castrillo que por casualidad encontré paseando la mirada entre los lomos misteriosos de los libros de nuestra pequeña biblioteca.
Para mi, un arsenal de sueños, aprendizajes y hasta sufrimientos dado el lugar.
Tengo la tonta costumbre de leer el final de los libros antes de empezarlos, sobre todo lo hago, porque una vez leídos en nada se parece a lo que leí en el inicio. Otra costumbre es intentar saber todo sobre los autores, conocer un poco de cómo han llegado hasta las líneas que se presentan ante mi.
Siempre los envidio, buscando que nos distancia tanto, entre tantas formas de escribir, de sentir y de contar.
Hoy por hoy asumo que nunca escribiré un libro, cuando pienso en ello mil ideas que antes me rodaban desaparecen y me recuerdo a mi misma que solo se escribir sobre lo que siento, o lo que soy capaz de imaginar pero todo alrededor de lo que puedo sentir. Descubrí hace tiempo que eso se llama kinestesia, así que forma parte de mi.
A lo que iba, me deleito con los textos de cada uno y miro sus fotos esperando intentando sentir a través de lo que veo lo que intuyo en ellos.
Hace tiempo que en twitter sigo a Arturo. Hace aun más que estoy en facebook con Etchevarria y cuando vi a Cristina López Barrio en la foto de la contraportada me atrapo, con una mirada firme y segura, abogada, quien lo diría, después de leer su libro.
En fin que la vida como suelo cantar cuando ando de buen o mal humor, es una tómbola.

Aun sigo a Arturo, me encanta, debe ser porque es un poco bicho raro, pero con Lucia, se me cayó el mito, con lo que es descubierto que, lo que no creemos, es y lo que es, a veces, es increíble.
Aunque digo que no, por si acaso mantengo la esperanza..

Anuncios

3 thoughts on “leer, vivir, leer

  1. pues a mi me encanta leer tus historias…así que igual no es tan descabellado eso de escribir algo más amplio como… un relato?.. un libro? chí lo sá!!
    Anyi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s