flor de montaña

    Me gusta observarla en silencio, cuando no
me ve, verla me hace pensar en los giros que nos ofrece la vida. Pienso  en su nombre, tiene nombre de flor, pienso si
elegirían su nombre con amor, pienso en la flor.

   Muchas
veces vino a pedirnos algo que no llegaba, un pañuelo, alguna enagua.

  Yo la observaba y mi interés se convertía en
curiosidad.

   De donde era, cuando llego, y su familia.

  Con el tiempo nos fue contando, detalles, que
poco a poco se han ido uniendo, como un puzzle que no comprendes hasta colocar
la ultima pieza.

  Yo no me podía casar, me quede a cuidar de
mi hermano, vivíamos en la montaña
.
Esta y otras afirmaciones, pinceladas de su vida se fueron uniendo.

       El tiempo la ha vuelto un poco huraña,
observándola la he visto huir de la compañía de otros residentes, tiene fama de
mal carácter y  también otros huyen de
ella.

    Lo que imaginas, lo que crees, todo cambio
cuando las piezas encajaron….

     Vivíamos en la montaña, en un pueblecito, mi
familia toda la vida vivió allí, y mi madre muy pronto me enseño todo lo que
una mujer que vive en un lugar tan duro ha de saber.

Tenía dos hermanos
mayores, y lo normal es que ellos eligiesen con quien casarse antes que yo, por
ser la mas joven y chica, debía de cuidar a madre.

 Ninguno de ellos parecía que encontrase a la
muchacha elegida, y mientras el tiempo pasaba.. Con el tiempo, también llegaron
malos momentos, yo me enfermaba a menudo, cosas de mujer y mi madre me decía
que no me preocupase, que no seria nada, pero 
el mal cada vez iba a peor, el dolor me vencía y nada de lo que mi madre
me preparaba servia, así que bajamos a Pamplona a  que me viese un medico. Desde la consulta
directamente fui ingresada, y  deje de
ser mujer.

  Ya no podría
nunca tener hijos, me quedaría cuidando de mi madre y después podría irme a
alguna casa donde me quisieran para servir.

   Me recupere en pocos meses y con mi familia
acudimos a la feria del ganado de otros pueblos, y allí lo conocí. El era
tratante, de Barcelona, y solo por casualidad había pasado por allí. Yo casi ni
lo miré. Pero sin saber como estuvo detrás de mí todo el día. Madre también se
dio cuenta, pero no me dijo nada.

  Jamás pensé que podría pasar. Llegaron cartas
y más cartas y un día dijo que vendría a por mí.

 Mil veces quise decírselo, que no, que no podría
ser, que no me podía ir con el, pero no, nunca esas palabras pude escribir.

  A solo unas semanas de su llegada todo cambio
de nuevo. Mi hermano se cayó del caballo, golpeándose la cabeza. Médicos,
operación y válvulas y cosas que jamás habíamos oído. Y allí estaba yo, para
eso estaba yo. Cuidaría de el, de madre y de el, el destino me decía lo que
tenia que hacer, mi obligación, cuidar de los míos, ya que yo no podía ser una
mujer, una mujer completa.

  Se lo conté, que tenia que quedarme, que mi
familia me necesitaba y no me iría. Aun así el vino a por mí.

    No salí a verlo, mi familia se encargo de
alegar con el, de decirle cual era mi obligación,  lo vi, a lo lejos marchar, subiendo el camino.

  Yo no pude decírselo, pero no podía
engañarlo, no, jamás podríamos ser felices, una familia, yo ya no estaba
completa, ya no era una mujer. Y por otro lado estaba madre, mi hermano, me
necesitaban, para eso estaba yo.  Madre
murió pronto, la quise mucho y después no me falto trabajo con tres hombres que
cuidar, limpiar, hacer la comida.

  Cuando ya no podía con mi hermano, nos
recomendaron traerlo aquí, y aquí estoy yo, me vine con el, hace ya tres año
que murió, y yo, yo sigo aquí, donde voy a ir ya.

                                                    

Anuncios

2 thoughts on “flor de montaña

  1. Qué crudo Fer…pero no es nada irreal.LO leía y m eacordaba de una película:"Como agua para chocolate"Es bastante parecida en el aspecto HIJA CUIDA A MADRE POR OBLIGACIÖN Y CULTURA ,no por amor o decisión propia.Y cómo no va a tener cara de huraña¡¡¡¡Me ha gustado mucho la narración del hecho¡BesucosGó

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s