julio 1

Sonrió al verle, se  sentía feliz, de tenerlo de nuevo allí, por unas horas, solo para ella.

El sonrió a verla, montó en el coche, que sin más arranco y prosiguió su camino.

  Lo miro, el miraba al frente, y volvió la cara al a carretera. Uno y otro esquivaban mirarse directamente, y ahora el pregunto, ¿Cómo estas, que te cuentas?

Y de nuevo sonrisas

  El coche paró delante de la entrada y por un segundo se volvieron a mirar, el quitándose sus gafas de sol, la miraba a los ojos, y ella mantenía la mirada. Salieron sin más, caminando hacia la puerta de la casa. “espera, dime, ¿no vas a decirme nada?”

En un giro rápido sus miradas de nuevo se encontraron, y un abrazó surgió, un largo abrazo acompañando de un suspiro por parte de los dos   “Cuanto deseaba tenerte así, en mis brazos, por fin”

Y sonriendo caminaron de nuevo hacia  la puerta, el le dio un azote en el culo,  y ella de nuevo sonrió.

Nada mas entrar, casi sin cerrar la puerta, sus manos la agarraban de la cintura,  cerró despacio, y se dejo llevar.

Empezaron los besos, caricias rápidas buscando sensaciones, y sacar las ropas con urgencia, para acabar abrazados, piel con piel, en un abrazo fuerte, que hiciese sentir el cuerpo de uno contra el otro, respirando profundo sintiendo el calor.

Rapidamente cogieron sus ropas, y  caminaron hacia  la habitación, una vez allí, mas besos caricias, abrazos piel con piel. 

Suspiros gemidos, sudor, risas, caricias, palabras, miradas,  más gemidos, y  más sudor llenaron las horas.

Se vistieron casi sin hablar mirándose, con prisa, se había hecho tarde, ahora ya no había sonrisas, si miradas y silencios. Recogieron sus cosas, y salieron a la vez.  Sin casi  hablar, entraron en el coche, y se volvieron a mirar, silencio y miradas.

“¿cuéntame te ha gustado?”

Lo miro y sonrió, “acaso, ¿has de preguntar, no has oído?”

Y  rieron los dos.

Llegaron hasta el coche, paro justo al lado, y lo miro de nuevo, despacio queriendo retener, lo que sentía, lo vivido, las caricias, lo sentido. Giro la cabeza y comentó que tenia prisa, un beso, rápido pero con mucho sentimiento, queriendo poner todo en ese beso, sonrisas,”cuidate, conduce despacio, te echare de menos”

Lo acompaño hasta el coche, un nuevo beso, “ha sido genial, se que te gusta oírlo, y  me gusta decírtelo, para ti”

Risas de nuevo, y un adiós, cuídate.

 Verlo ir, ver como se alejaba, y  pensar, en cuando volvería a sentir sus manos de nuevo, su olor, ver sus ojos cerrados, y escuchar sus gemidos, pensar todo eso, la hizo estremecerse, una corriente recorrió todo su cuerpo, y las imágenes de  lo recién vivido pasaron por su mente.

Sacudiéndolas de su cabeza,  arranco el coche, y de dispuso a organizar su mente, volver a la vida diaria, como si nada, como si nada hubiese ocurrido, de nuevo sonrisas, charlas sin importancia, y  a esperar, esperar que volviese a suceder, la llamada

“puedo escaparme hoy, llegaria  en una hora ¿estarás?”

 

8 opiniones en “julio 1”

  1. Que maravillosas son las citas donde los cuerpos se sudan a besos y abrazos.
    Y como no le iba a gustar. Y como no van a gustar??
    te deseo un montón de ellas
    y un disfrute para tu cuerpo y tu alma que vaya más allá de la belleza de lo literario.
     
    ¡ Salud !

    Me gusta

  2. Coincido con Nut… son amores que no son tal ¡¡¡ Yo no me atrovo a llamarlo asi , pero …..
    ¡¡ Es un buen polvo lo que has contado , con toque de señora ordenada ¡¡¡ jajajajaj
     En esos momentos , nadie recoge la ropa para ir al dormitorio ¡¡¡
    o….
    yo fui muy apasionada ¡¡¡¡¡
    jajajajjajaja
    Buen relato

    Me gusta

  3. ¡¡El amor!!….. algo inmenso y terrible a la vez. Un sentimiento chocante cuando se basa en citas y encuentros breves, en distancias y desencuentros…. es tan complejo, ¿verdad?
    Pero merece la pena disfrutarlo…… sin compromisos ni ataduras. Vívelo intensamente. Es tu derecho.
    Besos intensos.

    Me gusta

  4. Qué barbaridad!
     
    Por cierto, y aunque yo sé que la imaginación no para de brotarte, tienes temita para otra entrada.
     
    Argggg, sí, un juego, otra cadena. Pásate por el espacio… y tú misma.
     
    Un besico, Fernan.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: